PUBLICIDAD

Sinovitis
Quizá hayas sentido alguna vez calor, hipersensibilidad o hinchazón en las articulaciones. Esto se debe a un exceso de líquido sinovial en las mismas. Conoce a qué puede deberse la sinovitis y cómo tratarla.
Escrito por Dr. Tomás Fernández Jaén, Traumatólogo de la Unidad de Medicina y Traumatología del Deporte de la Clínica CEMTRO

Diagnóstico y tipos de sinovitis

Paciente con sinovitis
Paciente con sinovitis subclínica, que produce dolor y disminución de la movilidad articular.

Actualizado: 21 de noviembre de 2019

La sinovitis se puede detectar cuando, en el examen físico del paciente, éste presenta inflamación, enrojecimiento y temperatura alta en una determinada articulación, que incluso al tacto parece esponjosa.

La prueba más común para confirmar la presencia de sinovitis es la extracción de líquido sinovial, que puede ser realizado con ayuda de un anestésico local y el posterior análisis del líquido sinovial. Éste dura menos de una hora.

Tipos de sinovitis

La sinovitis, según el tiempo de aparición, puede ser: aguda, como la sinovitis gotosa –aquella que dura días o semanas, un tiempo menor de seis meses–, o crónica, como la sinovitis de las enfermedades reumáticas. Estás últimas pueden alargarse durante un año o bien acompañar al paciente de forma prolongada durante toda la vida, en ocasiones de forma intermitente.

Según la causa, las sinovitis pueden ser de etiología local, como la sinovitis vellonodular, o de causa general, que repercute en una articulación (rodilla, cadera…), como la artritis reumatoide.

La sinovitis subclínica es cuando la inflamación de la membrana no es detectada durante el examen físico del paciente, pero estos experimentan dolor en la articulación y disminución de la movilidad por la ocupación del espacio articular.

Sinovitis en los niños

Entre los más pequeños pueden aparecen formas particulares de sinovitis. Las que se consideran transitorias tienen a localizarse en la cadera y pueden ocasionar además de dolor en la ingle, distintos niveles de cojera, y una movilidad reducida, y su origen hay que buscarlo por lo general en una enfermedad vírica previa. Por lo general se suelen resolver en pocos días. 

Sinovitis en los niños

En los menores puede ser más habitual su aparición debido a que con el proceso de crecimiento aún sin concluir los cartílagos no están del todo cerrados y es más factible que los gérmenes puedan alcanzar la llamada membrana sinovial.  

También pueden deberse a una artritis idiopática juvenil de origen autoinmune, en estos casos la sinovitis suele ser crónica, aunque son menos frecuentes.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD