PUBLICIDAD

Ejercicio y deporte
Power walking
Para los que piensen que correr es de cobardes pero no quieren renunciar a patear las calles, el power walking o smart walking es su ejercicio. Una actividad no demasiado dura donde la postura y el ritmo son la clave.
Escrito por Laura Saiz, Periodista especializada en deporte, belleza y bienestar

Qué es el power walking o smart walking

Mujer practicando Power walking, la caminata inteligente

El power walking es mucho más que caminar, la postura adecuada, el ritmo y respiración marcan la diferencia.

El power walking, también conocido como smart walking, es una actividad física que consiste en andar, pero de manera correcta en lo que se refiere a postura corporal, intervalos de ritmos y la respiración. Por ejemplo, es clave mantener la espalda erguida y el abdomen contraído. Tener en cuenta estos aspectos hace que se multipliquen los beneficios de simplemente caminar.

No todo el mundo puede sumarse a la moda del running, ya sea por no tener la capacidad física suficiente o por algún problema de salud. Por eso, cada día crecen las personas que se suman al smart walking. Y es que este ejercicio se puede utilizar tanto como el paso previo a empezar a correr o a ponerse en forma para practicar otros deportes, o como la actividad física habitual, ya que es menos exigente para las articulaciones y enormemente efectivo.

Practicar power walking es sencillo y se puede hacer a cualquier edad, lo que le hace especialmente interesante ya que se adapta a cualquier persona y a su capacidad. Se trata de una actividad que, aunque tiene en Canadá su mayor grupo de adeptos, se ha ido poco a poco popularizando gracias, en gran parte, a los famosos que la practican, encabezado, entre otros, por el presidente en funciones de España, Mariano Rajoy.

Quien piense que el power walking es simplemente andar está muy equivocado. Este deporte no se puede confundir con tranquilos paseos por el parque o una tarde de shopping con las amigas de tienda en tienda. Esta actividad va mucho más allá de dar un paseo sin más, requiere una intensidad, un ritmo y una postura lo más perfecta posible.

La postura en el power walking

Lo fundamental a la hora de realizar smart walking es cuidar la posición corporal para evitar problemas físicos y para optimizar el rendimiento tanto para quemar grasas como para mejorar la forma física.

Uno de los aspectos clave es mantener la espalda erguida debido a que, si se anda inclinado para adelante, sufrirá la zona lumbar y para atrás lo harán principalmente las caderas. Los brazos han de moverse al mismo ritmo que las piernas, y hay que colocarlos en paralelo al cuerpo y doblarlos en ángulo de 90º sin exagerar el movimiento para no hacer girar el cuerpo y que sufran las caderas.

La mirada, siempre al frente, mientras que los hombros han de permanecer ligeramente echados para atrás y bajos. Es importante no olvidarse de contraer el abdomen para proteger la zona lumbar. Además, al andar se debe elevar un poco la punta del pie para que el ejercicio sea aún más completo.

Actualizado: 28 de Marzo de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD