PUBLICIDAD

Acidez estomacal en el embarazo
La acidez estomacal o ardor de estómago es una molestia muy frecuente en el embarazo, sobre todo al final de la gestación. Te aconsejamos qué posturas, fármacos y alimentos tomar o evitar para evitar esta sensación de quemazón.
Escrito por Caridad Ruiz, Periodista especializada en salud y nutrición

Qué es el ardor de estómago en el embarazo y por qué se produce

No falla: desde que la tripa empieza a crecer con el embarazo, al poco rato de comer o beber algo –incluso una digestiva manzanilla– es relativamente normal experimentar una quemazón en la garganta o en el pecho, como si la comida te abrasara. No es dolor, pero sí una sensación muy desagradable y molesta, y cuando has probado a espaciar las comidas, eso tampoco funciona. Se trata de la desagradable acidez estomacal de la embarazada.

Aunque no te consuele el hecho de que el ardor de estómago lo sufren dos de cada tres embarazadas –el 67% de las gestantes–, al menos te tranquilizará saber que no debes preocuparte. Para saber por qué se produce la acidez de estómago en el embarazo y cómo se puede aliviar, hemos hablado con la doctora Rosa Darriba Marino, coordinadora de ginecología y obstetricia del Hospital Vithas Nuestra Señora de Fátima, en Vigo.

Causas de la acidez de estómago en el embarazo

El ardor de estómago o pirosis es una desagradable sensación de quemazón que aparece en la garganta o en el pecho después de comer. Los síntomas de esta acidez gástrica se manifiestan “generalmente en el segundo trimestre de la gestación y, sobre todo, en las últimas etapas del embarazo”, nos comenta la doctora Darriba, que también nos advierte que “puede aparecer en etapas precoces y estar asociado a otros síntomas, como náuseas o vómitos”.

La acidez de estómago en el embarazo tiene su origen en dos procesos de la gestación, como nos explica la doctora Rosa Darriba:

  • Progesterona

    Los altos niveles de progesterona

    La acidez de estómago en el embarazo "viene dada sobre todo por la producción de una hormona, la progesterona”. La acción de esta hormona en el organismo femenino tiene dos efectos:

    • La relajación del esfínter esofágico. Los altos niveles de progesterona provocan una relajación de la musculatura, y con ello la pérdida de tono de la válvula que se encuentra entre el estómago y el inicio del esófago. En condiciones normales esta válvula permite el paso del alimento una vez ingerido del esófago al estómago, y se cierra precisamente para que no regrese. Pero cuando esa válvula pierde tono se favorece la regurgitación de los alimentos y de las sustancias o jugos gástricos que el estómago emplea para disolverlos, como el ácido clorhídrico, y la sensación de ardor aparece porque el recubrimiento del esófago no está preparado para esos ácidos.
    • La progesterona causa también que las digestiones sean más lentas, porque disminuye la motilidad gastrointestinal. “El enlentecimiento del vaciado del estómago provoca que la comida permanezca más tiempo en el estómago, y aumenta las secreciones”, apunta la ginecóloga.
  • Crecimiento uterino

    El crecimiento uterino

    A medida que avanza la gestación, el útero, con el bebé dentro, va ganando espacio en la cavidad abdominal y “ejerce presión sobre el estómago, favoreciendo el reflujo esofágico”, explica la experta.

Mito: ¿El niño nacerá con más pelo?

Niño con mucho pelo

El embarazo siempre está rodeado de ideas preconcebidas y bulos que van pasando de generación en generación, y uno de los más extendidos es el que relaciona los ardores de estómago de la futura madre con la cantidad de pelo con el que nacerá el bebé. “Por supuesto que es un bulo sin ninguna base científica”, nos comenta la doctora Rosa Darriba Marino.

Hay bebés que nacen con una frondosa mata de pelo y otros sin apenas cabello, con una fina pelusilla, y nada tiene que ver que la madre haya padecido ardores de estómago, o no.

Actualizado: 7 de Agosto de 2019

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD