PUBLICIDAD

Los síntomas de una embarazada con preeclampsia pueden pasar inadvertidos porque no siente nada. La preeclampsia no produce síntomas, pero sí pueden producirlos las cifras elevadas de tensión arterial o la afectación secundaria de esta en otros órganos como el riñón, el corazón o la visión. Por eso son tan importantes los controles médicos que se realizan durante el embarazo.

Sólo si la preeclampsia es muy grave y la embarazada va a desarrollar eclampsia en las próximas horas, aparecen síntomas diversos, como:

  • Dolor de cabeza (casi siempre localizado en la nuca). Generalmente es debido a las cifras elevadas de tensión arterial, por tanto puede ser más intenso cuanto mayor sean estas cifras.
  • Edemas: son el resultado de la retención de líquido, tanto en las piernas como incluso en los párpados, debido a la pérdida de proteínas por la orina, lo que provoca que este liquido salga del interior de las células al exterior de las mismas.
  • Aumento de peso: la retención de líquidos provocará que el peso de la embarazada se vea incrementado.
  • Somnolencia.
  • Desorientación y mareos.
  • Alteraciones en la visión (ver lucecitas o puntos negros).
  • Náuseas, vómitos, dolor en la tripa (como si la apretase un cinturón), que deben diferenciarse de las náuseas propias del embarazo.
  • Sensación de falta de aire. En algunos casos de especial gravedad, las pacientes pueden desarrollar una retención de líquidos a nivel pulmonar por mal funcionamiento del corazón (insuficiencia cardiaca) lo que conlleva un mal pronóstico y requiere de un tratamiento urgente en unidades especiales de cuidados intensivos.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD