Posturas para dar a luz
Aunque las verticales tienen muchos beneficios, no hay una postura ideal para dar a luz. Conoce todas las opciones para tener la libertad de adoptar la que mejor se adapte a tus necesidades en cada fase del parto.

Posturas para parir: de pie, en cuclillas o sentada

Actualizado: 17 de marzo de 2021

Dentro de las diferentes posturas que puedes adoptar durante el proceso de parto para traer al mundo a un niño, te explicamos las ventajas e inconvenientes de hacerlo de pie, sentada o bien en cuclillas:

  • Parir de pie

    Postura para parir de pie

    La mujer se debe situar con las piernas ligeramente separadas y con las rodillas un poco flexionadas.

    Ventajas:

    • Facilita la libertad de movimientos de la mujer y ayuda a la colocación del feto.
    • Como sucede en otras posturas, cuando los pies están en el suelo suponen un punto de apoyo esencial que favorece el nacimiento.
    • Las contracciones uterinas son más eficaces.
    • Hay mejor oxigenación fetal.
    • Suele ser menos necesaria la oxitocina y la analgesia.

    Inconvenientes

    • Es una postura difícil de mantener durante todo el parto.
    • Se producen más hemorragias tanto durante el parto como en el posparto.
  • Parir de cuclillas

    Postura para parir en cuclillas

    La mujer se coloca en esta posición, apoyada en los pies y, como consecuencia natural, abre las rodillas y rota las caderas. Hay que intentar evitar juntar los pies y procurar separar los muslos y alinear las rodillas con los pies.

    Ventajas:

    • La salida pélvica se abre en su máxima capacidad y facilita la rotación del bebé.
    • Si hay un buen apoyo del suelo pélvico, disminuyen las laceraciones perineales.
    • La intensidad de los pujos aumenta por la gravedad y así el expulsivo resulta más fácil. Por ello es una postura indicada para partos con determinadas complicaciones, por ejemplo en partos prolongados, en caso de distocia de hombros, etcétera.

    Inconvenientes

    • El profesional debe conocer la técnica de esta postura, para que el parto evolucione sin problemas.
    • La mujer necesita ayuda para permanecer en esta posición.
  • Parir sentada

    Postura para dar a luz sentada

    También denominada sedestación, la mujer utiliza sillas o banquetas específicamente preparadas para ello. Además puede tener un respaldo detrás para apoyarse o puede reclinarse sobre la persona que la acompañe en el parto.

    Ventajas

    • Alivia el dolor de la parte baja de la espalda durante la dilatación, por lo que está especialmente indicada para esta fase del parto.
    • El espacio pélvico se dilata bastante.
    • Es cómoda para empujar.
    • La parturienta puede descansar, pero al mismo tiempo puede ver el proceso del parto.
    • Las contracciones uterinas son más eficaces.
    • Permite un adecuado control y monitorización fetal y la realización de tactos vaginales.

    Inconvenientes:

    • Se suelen producir más desgarros perineales.
    • Hay que controlar bien el sangrado.
    • A pesar de estar sentada, la mujer no está muy cómoda, porque al mantener la postura de forma activa, le genera más cansancio. 

Creado: 20 de junio de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD