PUBLICIDAD

Cómo cuidar la cicatriz de la cesárea
Te explicamos qué debes tener en cuenta para el cuidado de la cicatriz de tu cesárea, cómo lavar la zona, cómo puede evolucionar su curación o cuáles son las posibles complicaciones, y los consejos de las expertas para su cuidado.
Escrito por Diana Oliver, Periodista especializada en mascotas, maternidad e infancia y vida sana

Complicaciones en la cicatrización de la cesárea

Aunque, en general, la cicatriz de la cesárea suele ser fácil de cuidar, no podemos olvidar que se trata de una intervención quirúrgica, por lo que sobre todo en los primeros días habrá que vigilar si aparece una infección o sangrado. Para identificar la posible presencia de estos problemas, según la dermatóloga Lorea Bagazgoitia, hay que tener en cuenta que “la infección se caracteriza por rojez, calor y dolor en la zona; cuando es avanzada, puede haber incluso supuración y fiebre”. El sangrado preocupante para Bagazgoitia es aquel que no cede si comprimimos sobre la cicatriz con una gasa. En cualquiera de estos casos recuerda que es importante consultar con el médico.

“Por extraño que parezca, es más habitual que se infecte la cicatriz de la cesárea que la de un desgarro vaginal o una episiotomía, pese a estar estas últimas en una zona constantemente húmeda”, apunta Jade Magdaleno, matrona y coordinadora de posgrados universitarios para Matronas en Fundación para el Desarrollo de la Enfermería (FUDEN). Es por esto que la matrona insiste en que aunque la cicatriz dolerá, “puesto que la mujer ha sido sometida a una cirugía abierta”, se debe vigilar que no exista una zona más dolorosa que otra, o donde aparezca un nuevo dolor que los primeros días no estuviera.

Otra posible complicación que señala la matrona es la de la dehiscencia, que es la separación de los bordes de la herida, bien porque se hayan soltado las grapas –porque estén muy separadas– o porque se haya aflojado el hilo de sutura, o bien porque haya una infección presente. “Hay que tener en cuenta que si la herida se abre, puede ser un nuevo foco de infección. Conviene en este caso acudir a la matrona para que valore cómo curar la herida”, explica.

Problemas en la cicatrización a largo plazo

Más a largo plazo pueden aparecer otros problemas en la cicatrización. Los más habituales, según Lorea Bagazgoitia, son la aparición de una cicatriz hipertrófica (cicatriz más "aparatosa de lo normal”) y la creación de un queloide (extensión de la cicatriz más allá de sus límites iniciales, en forma de bulto, rojo, y con superficie brillante. Los queloides suelen doler o tener una sensibilidad mayor).

Cicatriz cesárea
En estos casos la dermatóloga recuerda que se puede recurrir a técnicas estéticas como el láser para mejorar su aspecto. Por último, opina que tal vez otorguemos propiedades excesivamente beneficiosas a productos como el aceite de rosa de mosqueta, ya que “la forma de cicatrizar muchas veces no depende tanto “de lo que hagamos”, como de una adecuada técnica quirúrgica y de nuestro propio cuerpo y su propio proceso de cicatrización”.

Actualizado: 24 de Abril de 2019

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD