PUBLICIDAD

Como hemos visto en el apartado anterior, que la madre padezca enfermedades comunes como un resfriado o una gripe no es motivo para abandonar la lactancia materna, ya que muy pocas enfermedades y muy pocos medicamentos impiden un amamantamiento seguro. A continuación te ofrecemos algunas recomendaciones a tener en cuenta para darle el pecho a tu hijo si estás enferma:

  • El bebé o niño no se va a contagiar a través de la leche porque su madre padezca alguna enfermedad común aguda. Si deseas continuar con la lactancia debes mantenerla sin temor, incluso aunque estés tomando medicación.
  • En caso de que tengas una enfermedad contagiosa como la gripe o el resfriado común, puedes utilizar una mascarilla mientras coges o alimentas al bebé o al niño, además de lavarte las manos de forma frecuente y desechar los pañuelos utilizados.
  • Para conocer la compatibilidad entre la lactancia materna y el consumo de medicamentos puedes realizar una búsqueda en e-lactancia.org. En este portal, de uso gratuito, y en español e inglés, se recogen casi 30.000 términos.
  • En el caso de tener que someterte a alguna operación que requiera de hospitalización, estás en tu derecho de solicitar una habitación individual para que el bebé o niño pueda seguir siendo amamantado.
  • Los anestésicos que se emplean en la actualidad se eliminan muy rápidamente y permiten amamantar después de la intervención o al despertar, cuando la madre se encuentre en las condiciones para hacerlo. En e-lactancia también puedes consultar el anestésico concreto utilizado o que se vaya a utilizar.
  • Los tratamientos odontológicos como empastes, extracciones o endodoncias, tampoco son incompatibles con la lactancia materna, y lo mismo sucede en el caso de que te vayan a realizar pruebas médicas como las radiografías, las tomografías o las mamografías, ya que los rayos X ni permanecen en el cuerpo, ni llegan a afectar de ningún modo a la leche materna.
Sección / Categoría: 
Imagen principal: 
Recomendaciones para amamantar si la madre está enferma
Título corto: 
Recomendaciones para amamantar si la madre está enferma
Mostrar autor en columna derecha: 
Mostrar revisor en columna derecha: 

Recomendaciones para amamantar si la madre está enferma

Recomendaciones para amamantar si la madre está enferma

Como hemos visto en el apartado anterior, que la madre padezca enfermedades comunes como un resfriado o una gripe no es motivo para abandonar la lactancia materna, ya que muy pocas enfermedades y muy pocos medicamentos impiden un amamantamiento seguro. A continuación te ofrecemos algunas recomendaciones a tener en cuenta para darle el pecho a tu hijo si estás enferma:

  • El bebé o niño no se va a contagiar a través de la leche porque su madre padezca alguna enfermedad común aguda. Si deseas continuar con la lactancia debes mantenerla sin temor, incluso aunque estés tomando medicación.
  • En caso de que tengas una enfermedad contagiosa como la gripe o el resfriado común, puedes utilizar una mascarilla mientras coges o alimentas al bebé o al niño, además de lavarte las manos de forma frecuente y desechar los pañuelos utilizados.
  • Para conocer la compatibilidad entre la lactancia materna y el consumo de medicamentos puedes realizar una búsqueda en e-lactancia.org. En este portal, de uso gratuito, y en español e inglés, se recogen casi 30.000 términos.
  • En el caso de tener que someterte a alguna operación que requiera de hospitalización, estás en tu derecho de solicitar una habitación individual para que el bebé o niño pueda seguir siendo amamantado.
  • Los anestésicos que se emplean en la actualidad se eliminan muy rápidamente y permiten amamantar después de la intervención o al despertar, cuando la madre se encuentre en las condiciones para hacerlo. En e-lactancia también puedes consultar el anestésico concreto utilizado o que se vaya a utilizar.
  • Los tratamientos odontológicos como empastes, extracciones o endodoncias, tampoco son incompatibles con la lactancia materna, y lo mismo sucede en el caso de que te vayan a realizar pruebas médicas como las radiografías, las tomografías o las mamografías, ya que los rayos X ni permanecen en el cuerpo, ni llegan a afectar de ningún modo a la leche materna.
Etiquetas:

Actualizado: 18 de Diciembre de 2018

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD