PUBLICIDAD

Vasectomía
La vasectomía es el método anticonceptivo irreversible masculino, cuya efectividad es casi del 100%. Conoce sus pros y contras, cómo se realiza y el posoperatorio de esta cirugía que hoy en día puede realizarse sin bisturí.
Escrito por Caridad Ruiz, Periodista especializada en salud y nutrición

Cómo se realiza la vasectomía

Cómo se realiza la vasectomía

Si vas a someterte a una vasectomía debes saber que no es necesario que el paciente permanezca ingresado en el hospital o clínica, y que tras su realización ese mismo día se puede ir a su casa, ya que como explica el doctor Javier Romero, especialista en urología, “la vasectomía es una cirugía menor ambulatoria”.

Para realizar una vasectomía hoy en día existen dos técnicas: la cirugía convencional y la llamada vasectomía sin bisturí y sin agujas. Te contamos cómo es el proceso de cada una:

Vasectomía convencional

Esta intervención se realiza en un quirófano, y primero se inyecta un anestésico local en la zona genital. Una vez que la zona queda insensibilizada “se realiza una incisión pequeña, de un centímetro, en el escroto, que es donde se sitúa el conducto deferente. Este se extrae y se secciona, cerrando los dos extremos.

A continuación, se introduce el conducto deferente seccionado y se cierran la incisión. Luego, se realiza la misma operación con el otro lateral del escroto”, explica el doctor Javier Romero. La operación en total dura alrededor de 30 minutos.

procedimiento vasectomía

En cuanto al postoperatorio, el dolor y la inflamación que provocan los dos cortes son frecuentes, aunque en la mayoría de los casos se alivian con medicamentos antiinflamatorios y analgésicos. También se suele recomendar poner en la zona compresas de hielo y usar ropa interior ajustada.

Aunque es raro, existe el riesgo de infecciones, de sangrado y hematomas. Por ello, “el paciente deberá hacer reposo relativo durante siete días. En ese tiempo no puede hacer deporte ni esfuerzos”, señala el doctor Romero. En esa semana tampoco se pueden mantener relaciones sexuales. A las dos o tres semanas, los puntos se caen solos y ya puede iniciar su vida normal.

Esta intervención está cubierta por los sistemas de salud públicos, aunque en la mayoría de las comunidades autónomas es necesario cumplir algunos requisitos respecto a la edad y al número de hijos que ya se tiene.

Vasectomía sin bisturí y sin agujas

Es una nueva técnica mínimamente invasiva que evita muchas de las molestias de la vasectomía tradicional, y que como su nombre indica no precisa bisturí. La inventó un médico chino llamado Li Shunqiang en los años setenta. Además, desde hace unos años, para administrar la analgesia tampoco es necesario recurrir a agujas.

Esta intervención se realiza con una pistola especial, así “se dispara un pulverizador de anestésico, con lo que se evita el pinchazo”, nos explica el doctor Javier Romero. Una vez que la zona está anestesiada, “se realiza una incisión mínima sin utilizar el bisturí de 1 o 2 mm”.

Vasectomía

En esta cirugía se emplean unos instrumentos quirúrgicos especiales (diseñados por el propio Dr. Li Shunqiang) para extraer y sujetar el conducto deferente fuera del escroto, de forma que previene lesiones en la piel escrotal. Cuando ya se han identificado los conductos deferentes, se seccionan, se coagulan y se ligan. Es un procedimiento que si el especialista es un experto apenas dura unos 10 minutos.

Respecto a su postoperatorio, se trata de una técnica que presenta menos de riesgos de hematomas e infecciones y, apenas hay sangrado. La inflamación y el dolor postoperatorio son mínimos. El paciente puede hacer una vida normal a los pocos días y, en general, si su trabajo no precisa de mucho esfuerzo físico, no es necesario pedir una baja laboral. Las incisiones al ser muy pequeñas no necesitan puntos de sutura, por lo que se cierran solas a los dos o tres días.

Eso sí, como recalca el doctor Romero, esta cirugía precisa de un cirujano que haya recibido la formación necesaria para realizarla y que cuente con el instrumental necesario, como la pistola que infiltra la anestesia. Hay que aclarar que precisamente por el elevado coste de esta, la mayoría de las sociedades médicas no la ofrecen, y tampoco está financiada por los servicios públicos de salud.

Actualizado: 24 de Enero de 2019

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD