Estreñimiento en el embarazo, causas y soluciones

Si estás embarazada y padeces estreñimiento te explicamos por qué se produce y qué puedes tomar para aliviar este trastorno tan molesto que puede causar o agravar otras afecciones, como los gases o las hemorroides.
Estreñimiento en el embarazo

Actualizado: 6 de octubre de 2021

El estreñimiento en el embarazo no es un trastorno grave, pero sí muy frecuente… y, sobre todo, muy molesto. Y es que no conseguir defecar durante varios días puede provocar hinchazón o gases, dolor de tripa, e incluso dolor de cabeza, y hasta es posible que la embarazada se encuentre más nerviosa o alterada durante esos días. También el esfuerzo para expulsar las heces puede originar hemorroides o fisuras anales, o agravarlas si ya se padecían.

Te explicamos cuáles son las causas que conducen a la aparición del estreñimiento durante la gestación y qué puedes hacer si estás estreñida y embarazada, como tomar o evitar ciertos alimentos, así como trucos y medidas para prevenir las alteraciones del tránsito intestinal y aliviar sus molestias.

Por qué se produce el estreñimiento en el embarazo

Lo primero que debemos saber es que detrás del estreñimiento en el embarazo hay una causa fisiológica, como nos explica Sara Herrera Kelly, matrona del Hospital Universitario Rey Juan Carlos, de Móstoles, en Madrid: “En la gestación existe una reducción en la motilidad y el tono intestinal, que favorece la absorción de nutrientes, pero también la aparición de estreñimiento”.

El estreñimiento es frecuente en el embarazo por varios motivos:

  • Cambios hormonales en el embarazo

    Cambios hormonales

    “Los cambios hormonales durante el embarazo pueden hacer que el aparato digestivo se vuelva lento. El aumento de la progesterona disminuye el tono del músculo liso y la motilidad intestinal”, señala la matrona.

  • Cambio del tamaño del útero durante el embarazo

    El aumento del tamaño del útero

    “La presión del útero grávido sobre el recto, puede representar un obstáculo mecánico para el tránsito intestinal normal, sobre todo durante el tercer trimestre”, afirma la matrona. Ten en cuenta que tu útero pasa de medir unos 7 cm y pesar alrededor de 30 g, a alcanzar unos 30 cm de longitud y 1.000 g de peso al final del embarazo.

  • Sedentarismo durante el embarazo

    La disminución de la actividad física

    En muchas ocasiones, a causa de las molestias del embarazo, la mujer reduce su nivel de actividad física, o incluso el médico recomienda reposo absoluto. Hacer menos ejercicio “influye en el normal funcionamiento y movimiento intestinal”, señala la matrona.

  • Suplementos de hierro en el embarazo

    Los suplementos de hierro

    Es frecuente que en el embarazo los niveles de hierro en sangre disminuyan provocando una anemia ferropénica que se combate tomando suplementos de hierro. “Son necesarios de forma muy habitual durante la gestación y se relacionan de forma directa con el estreñimiento”, aclara la matrona del Hospital Universitario Rey Juan Carlos.

Qué puede tomar la embarazada para aliviar el estreñimiento

Si estás embarazada y padeces estreñimiento debes poner remedio cuanto antes. Según Sara Herrera Kelly, “la primera línea de tratamiento para el estreñimiento durante el embarazo se basa en un reajuste de la dieta: aumentar la ingesta de agua y fibra. Se debería incluir una ingesta de 20-35 g de fibra natural al día”.

La fibra no es un nutriente, es un componente de los vegetales que no se absorbe ni se digiere. Es beneficiosa para la salud porque además de prevenir el estreñimiento y facilitar el tránsito intestinal, regula los niveles de glucosa y colesterol en sangre y es una buena aliada para el control del peso por su efecto saciante.

Conseguir esos 20-35 g de fibra al día es fácil con estas medidas dietéticas:

  • Toma un mínimo de dos raciones de fruta cruda, con cáscara y semilla, como naranjas, higos, pasas, ciruelas… Sustituye los zumos de fruta por fruta entera, ya que el jugo no contiene fibra.
  • Incluye en tu dieta dos raciones de verduras al día, una de las cuales debe ser cruda: espinacas, espárragos, tomate, lechuga... Algunas verduras como las coles o la coliflor hay que tomarlas de vez en cuando, porque causan flatulencias.
  • Dos veces por semana debes tomar legumbres: lentejas, garbanzos, alubias, habas, guisantes...
  • Come todos los días dos raciones de cereales integrales: arroz, pasta (macarrones, espaguetis…), pan, galletas, cereales de desayuno…
  • Puedes comer frutos secos (nueces, almendras, pistachos), pero sin abusar, porque son muy calóricos.
  • Bebe de 1,5 a 2 litros de agua al día, ya que la fibra solo tiene efecto si se combina con líquido. También se pueden tomar zumos de fruta o verdura naturales, leche, caldos vegetales e infusiones.
  • Para aprovechar los beneficios de la fibra no se deben cocer demasiado las verduras.
  • También puedes tomar suplementos dietéticos de fibra. “La suplementación con fibra ha demostrado incrementar la frecuencia de deposiciones y disminuir la dureza de las heces, ya que la fibra no es digerible, por lo que absorbe agua y aumenta el bolo fecal”, apunta Sara Herrera Kelly.

Otros remedios naturales contra el estreñimiento

Al margen de estos consejos dietéticos puedes probar con algunos truquillos o remedios naturales para aliviar el estreñimiento. Son ayudas complementarias e inocuas, pero que no funcionan en todas las personas:

  • Tomar dos ciruelas con agua o dos kiwis antes de acostarte por la noche.
  • Tomar zumo de naranja o ciruelas pasas rehidratadas al levantarte, en ayunas.
  • Desayunar compota de manzana.
  • Tomar en ayunas un café solo o un vaso de agua tibia.
  • Añadir salvado de avena a la dieta, pero de forma progresiva para la adaptación del aparato digestivo y evitar flatulencias.

¿Se pueden tomar laxantes en el embarazo?

Si a pesar de estas medidas dietéticas, el estreñimiento persiste debes consultar al médico por si te tiene que prescribir algún tipo de laxantes. “Si los cambios en el estilo de vida no resultaran efectivos se precisaría el uso de medidas farmacológicas, entre las que se encuentran los agentes formadores de bolo, agentes emolientes o ablandadores de heces, lubricantes, laxantes osmóticos, laxantes estimulantes, enemas y supositorios”, concluye la matrona Sara Herrera Kelly.

Consejos para prevenir el estreñimiento en el embarazo

Además de hacer algunos cambios en la dieta de la embarazada, para evitar el estreñimiento durante la gestación conviene llevar un estilo de vida lo más saludable posible, siguiendo estos consejos:

  • Ejercicio durante el embarazo

    Haz ejercicio físico de forma regular

    La falta de ejercicio, o un trabajo que te obliga a estar muchas horas sentada, provoca la relajación de la musculatura del abdomen. Por este motivo, disminuyen los movimientos peristálticos que hacen avanzar los alimentos a través del intestino hasta el colon. También se reducen las contracciones del recto y la necesidad de ir al baño. Por lo tanto, debes combatir el sedentarismo. “El ejercicio físico promueve el movimiento intestinal normal, se recomienda como mínimo un ejercicio moderado de 30 minutos al día”, comenta la matrona.

  • Embarazada con papel higiénico

    No ignores el reflejo de defecar

    La retención de este reflejo causa su desaparición y puede desembocar en un estreñimiento crónico.

  • Embarazada en el baño por problemas de estreñimiento

    Crea un hábito para ir al baño

    Hay que dedicar el tiempo necesario, sin prisas ni interrupciones, a esta necesidad fisiológica. Las urgencias y el cambio de lugar suprimen el reflejo de evacuación. Crea el hábito de ir al baño a la misma hora, mejor después de alguna comida para aprovechar el reflejo gastrocólico.

  • Embarazada relajándose

    Evita el estrés y come despacio

    Descansa, duerme lo suficiente y evita la ansiedad. Come sin prisas y con horarios regulares, sentada, y masticando bien los alimentos.

  • Alimentación de la embarazada para evitar el estreñimiento

    No tomes ciertos alimentos porque agravan el estreñimiento

    Elimina de tu dieta habitual los siguientes alimentos:

    • El arroz no integral es astringente, y por lo tanto no te conviene tomarlo si estás estreñida. Sí que puedes comerlo integral, sobre todo acompañado de verduras o tomate frito (mejor natural).
    • Algunas frutas pueden ser astringentes, como el membrillo, el pomelo, el plátano, la manzana rallada y el limón.
    • Evita los productos de charcutería y las vísceras.
    • Los alimentos pobres en fibra dietética y que endurecen las heces, como los quesos curados, empeoran el problema.

Creado: 4 de octubre de 2021

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD