Cómo comunicar el embarazo en el trabajo
Comunicar el embarazo a la empresa puede ser un momento de tensión para muchas mujeres. Te aconsejamos cómo y cuándo informar de que estás embarazada y qué debes tener en cuenta para evitar posibles problemas.

Recomendaciones para comunicar un embarazo a la empresa

Actualizado: 8 de octubre de 2019

La información es siempre la mejor herramienta para poder tomar decisiones con libertad, y también es primordial para saber qué podemos esperar o cómo debemos actuar en determinadas situaciones, como ocurre a la hora de comunicar un embarazo a la empresa donde trabajamos. María José López Bandera, licenciada en Economía y experta en dirección de RRHH, nos da algunas recomendaciones que debemos tener en cuenta para hacerlo de la forma más conveniente para la futura mamá.

  • La experta en dirección de RRHH recomienda leer al menos el convenio colectivo por el que se regula la actividad laboral de la embarazada. En el documento, según López Bandera, “pueden encontrarse temas tan importantes como la regulación del periodo de lactancia, si se permite la acumulación de esta y cómo computa en nuestro caso. También las semanas de gestación en las que nos pueden dar la baja laboral por contingencias comunes debido al tipo de trabajo que desempeñamos; la baja duraría hasta el día del parto, y a partir de ahí comenzaría la baja maternal”.
  • Aunque no hay un momento ideal establecido para la comunicación de un embarazo, es importante analizar siempre las circunstancias que nos rodean e intentar aprovecharlas en nuestro favor. “Si, por ejemplo, una mujer está pendiente de un ascenso que se va a resolver en breve y se entera de que está embarazada, lo ideal es esperar a comunicarlo cuando se resuelva, para que el embarazo no sea un elemento utilizado en contra de la trabajadora. Como este ejemplo habrá miles, en los que cada cual sabe sus condiciones y circunstancias para obrar de un modo u otro”, explica la experta.
  • Es recomendable hacer la comunicación del embarazo por escrito, con la fecha y la firma de la interesada, así como presentar los justificantes pertinentes tras cada ausencia, visita médica, o clase de preparación al parto.
  • Se debe intentar dar al embarazo la mayor normalidad posible: “un embarazo no es una enfermedad, y en la mayoría de los casos podemos continuar con una vida casi normal, pero sí es una circunstancia muy especial que hay que cuidar y mimar. Debemos escuchar a nuestro cuerpo y a nosotras mismas, no forzar la máquina en este momento en que la mayor parte de nuestras energías tienen que ir de forma prioritaria a crear una nueva etapa”.
  • Concluye recomendando que, sobre todo, y pese a que para muchas mujeres pueda ser un momento de nervios y estrés, se disfrute de esta etapa, “con sus luces y sus sombras”, y que el miedo nunca sea un impedimento para lograrlo.

Creado: 15 de octubre de 2018

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD