Sexo durante el embarazo
¿Puedo hacer el amor sin riesgos si estoy embarazada? ¿Mi pareja no se sentirá cohibida? El embarazo no tiene por qué ser sinónimo de abstinencia sexual. Conoce las claves para disfrutar del sexo en esta etapa.

Ventajas del sexo en el embarazo

Actualizado: 24 de junio de 2021

¿Puedo hacer el amor sin riesgos si estoy embarazada? ¿Mi pareja no se sentirá cohibida con mi nuevo aspecto? ¿Cuándo no conviene tener relaciones? El embarazo no tiene por qué ser sinónimo de abstinencia sexual. Te ofrecemos todas las claves para disfrutar del sexo en esta etapa.

Ventajas del sexo en el embarazo

Aunque muchas culturas y religiones han proscrito a lo largo de los siglos el sexo durante el embarazo, los médicos son hoy en día unánimes: mantener relaciones sexuales durante la gestación no supone un riesgo añadido ni para la madre ni para el futuro bebé si tu embarazo transcurre con normalidad. Por tanto, el embarazo no es excusa para renunciar al sexo durante nueve meses.

Y es que además del relax y el placer que producen, las relaciones sexuales durante el embarazo refuerzan la complicidad entre la futura madre y su pareja en un momento en que los cambios físicos y el nuevo papel de futuros padres generan mucha inseguridad y dudas. Eso sí, según pasan las semanas, habrá que ir adaptando las relaciones al ritmo de crecimiento de la barriga, sobre todo en el último trimestre, cuando el volumen obliga a dar rienda suelta a la imaginación con las posturas y a ciertas precauciones.

Es muy importante que en estos momentos la pareja se sienta unida y pueda expresar con toda libertad tanto sus deseos como sus preocupaciones, evitando así malentendidos. Una sexualidad feliz y plena durante el embarazo permitirá que os reencontréis más fácilmente tras el parto, ya que no habrá habido un paréntesis demasiado largo y brusco.

Cambios en la líbido durante el embarazo

¡Cuidado! Líbido fluctuante. El deseo sexual de ambos puede cambiar a lo largo del embarazo. Los estudios que existen al respecto muestran una gran variabilidad: mientras que para algunos hombres el embarazo es muy sexy, a otros les quita las ganas, y los hay que incluso no soportan acercarse a una mujer a punto de convertirse en madre.

Cambios en la líbido durante el embarazo

Por parte de las féminas, algunas mujeres se concentran tanto en su embarazo que se olvidan de su compañero, mientras que otras ven multiplicado su deseo de forma exponencial. Además, no hay reglas: lo que elimina el deseo en uno, puedo hacer enardecer al otro.

En todos los casos, la compresión y la escucha mutua son fundamentales. Y si no hay deseo en alguno de los dos bandos, se puede probar con algún juego, caricias, masajes sensuales, masturbación mutua o sexo oral como sustitutos del coito. Una fórmula que también se puede aplicar en el caso de que vuestro médico os recomiende no mantener relaciones sexuales con penetración.

Creado: 20 de marzo de 2012

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD