Para poder prevenir el herpes zóster, lo principal es evitar la infección que causa la varicela y, para ello, es importante la vacunación de todos los niños. En la actualidad existe una vacuna que resulta muy efectiva y no entraña peligro.

Las personas con mayor probabilidad de ser infectadas de herpes zóster son las que integran el equipo médico que atiende a los pacientes. Se ha comprobado, además, que las secreciones de las vías respiratorias de los afectados son una forma importante de contagio, al transmitir el virus de persona a persona a través del aire, por lo que es imprescindible que el personal sanitario utilice guantes y mascarillas, y se lave las manos con frecuencia.

La administración de inmunoglobulina específica para herpes zóster previene la infección si se aplica dentro de los primeros tres días de la exposición al virus. Está indicada en pacientes menores de 15 años, sin historia previa de varicela, con leucemia u otros estados de inmunodepresión, que hayan estado en contacto reciente con un paciente infectado. También debe protegerse al recién nacido cuya madre haya presentado varicela en los últimos 10 días antes del parto.

Del mismo modo, la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG) lleva tiempo aconsejando que se vacune a los mayores de 60 años como método efectivo de prevención del herpes zóster y, especialmente, de su mayor complicación, la neuralgia postherpética. Esta vacuna, que en España existe de 2014, está recomendada sobre todo en personas con el sistema inmune debilitado, en pacientes con diabetes, EPOC o insuficiencia cardiaca crónica. En 2018 se aprobó en Europa y Japón Shingrix®, una nueva vacuna con una efectividad muy superior.

Como prevención de las complicaciones del herpes zóster, cabe destacar que el inicio de tratamiento antiviral en las primeras 48-72 h de aparición de los síntomas disminuye considerablemente la incidencia de neuralgia posherpética. Asimismo, el cuidado de las lesiones ampollosas con las soluciones tópicas y con ropas amplias también provoca evoluciones más favorables evitando sobreinfecciones por bacterias de la piel.

Creado: 30 de noviembre de 2010

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD