Pomsky, un husky en miniatura
El pomsky es una raza de perro nueva –apenas tiene unos ocho años–, que destaca por su belleza: la exuberante de un husky y la más tierna de un pomerania, las dos razas cruzadas para crearle. Conoce sus características.

Alimentación e higiene del pomsky

Actualizado: 15 de julio de 2021

El pomsky, como cualquier otra raza, necesita una alimentación saludable y adecuada, que será distinta en función de la etapa de la vida en la que se encuentre. Si la opción es la de ofrecer comida en pienso, sería recomendable elegir una marca de calidad que nos dé confianza. El veterinario puede orientarnos en este sentido, siendo las marcas de supermercado las opciones menos recomendables a la larga.

Si preferimos una alimentación no procesada, es decir, con alimentos frescos y cocinados, necesitaremos una mayor información sobre requerimientos nutricionales, menús semanales, tipos de alimentos…, lo que demanda de nosotros también una mayor organización y disponibilidad. Eso sí, seguramente sea la más saludable de las opciones.

Lo ideal es no hacer un cambio de dieta drástico: elijamos la forma de alimentación que elijamos, el paso de una a otra, o incluso entre piensos, debe ser lo más gradual posible para evitar rechazo o molestias gastrointestinales. En cuanto a la hidratación, el pomsky debe tener siempre a su alcance un recipiente con agua potable –mejor si está fresca y la vamos cambiando durante el día–. En el caso de que puntualmente queramos ofrecerle un premio, las chuches saludables siempre serán más recomendables que las ultraprocesadas que podemos encontrar en tiendas de productos para animales y supermercados.

Advierte Iñaki, criador de husky siberiano, que dado que no hay un estándar de raza que sirva de guía, ni criadores especializados en la raza que nos puedan informar adecuadamente, no hay unas líneas claras sobre su alimentación más allá de las recomendaciones genéricas comentadas anteriormente. “Si el perro se parece en tamaño a un pomerania, mejor pensar en la cantidad de alimento para razas pequeñas. Si tiene tamaño mediano, como el husky, pues lo propio para estas razas en cuento a cantidades”.

Higiene y limpieza del pomsky

Siempre que no necesitemos hacerlo antes porque se haya ensuciado demasiado, al pomsky basta con ofrecerle un baño una vez al mes con un champú adecuado para su piel, y un secado delicado después. En la actualidad hay muchos centros especializados en la higiene de los animales domésticos, donde además de lavado ofrecen otros cuidados relacionados con el pelaje o las uñas. También podemos hacerlo en casa si contamos con el tiempo y el lugar adecuado para ello.

Lo que sí es obligatorio es el cepillado diario, sobre todo en verano, que no sólo sirve para eliminar la suciedad que se va acumulando tras las salidas a la calle, sino que evita que el pelo se enrede y deteriore. Y es que el pomsky tiene un pelaje muy abundante, largo y esponjoso, por lo que el cepillado debe ser minucioso y concienzudo, y nosotros, obviamente, constantes con esta tarea para que el pelo se mantenga fuerte, sano y lustroso.

Creado: 18 de octubre de 2019

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD