PUBLICIDAD

Mascotas
Agapornis
El agapornis es un ave lleno de color y simpatía, y adora vivir en pareja, de ahí que se les conozca como los pájaros del amor. Si quieres que sea tu mascota debes conocer antes los múltiples cuidados que requiere.
Escrito por Natalia Castejón, Periodista

Consejos para la compra de un agapornis

Antes de comprar un agapornis debes tener en cuenta que es un animal que vive bastantes años, llegando incluso a los 20, y que requiere de mucha atención, por lo que si no dispones de tiempo para pasar con él es mejor que optes por otra mascota. Estos pájaros son muy juguetones y simpáticos, pero además son muy susceptibles a los cambios bruscos y a las situaciones de estrés.

La personalidad tan amable de estos animales les hace aptos como mascotas para niños. Andrés Montesinos, especialista en animales exóticos del Centro Veterinario Los Sauces, explica que “son unas mascotas excelentes también para convivir con niños, pero los animales no son juguetes, y siempre deben estar supervisados por un adulto”.

Existe un mito generalizado en torno a los agapornis, y es que deben vivir en pareja, o si no mueren, una confusión que se ha extendido por el significado de su nombre, pájaro del amor. Andrés Montesinos nos cuenta que esto no es cierto, que pueden adaptarse perfectamente a vivir solos, aunque en esos casos su necesidad de atención es más alta, por lo que si no tienes todo el día para atender sus necesidades, es mejor que le proporciones compañía llevando a casa otro ejemplar para que puedan jugar las 24 horas del día, pues si se siente solo puede desarrollar problemas de conducta agresiva.

Los agapornis tienen una clara tendencia a reproducirse; por ello, a la hora de elegir dos ejemplares es importante que no sean de especies diferentes para que no tengan descendencia cruzada, y se debe evitar tener dos animales del mismo sexo, pues pueden cambiar su actitud y volverse también agresivos si observan que pasa el tiempo y no consiguen pareja.

Necesitarás un lugar amplio para tu agapornis

Este tipo de aves necesitan tener un espacio bastante amplio para revolotear y fortalecer las alas y también para estimular su mente. Por eso, aparte de ofrecerle una jaula cómoda, de un tamaño 60x60 centímetros, y con un espacio entre las barras de entre 1,25 y 1,5 centímetros para que pueda saltar con soltura. Es importante permitirle salir a una zona segura, como una habitación bien aislada, para que pueda volar a sus anchas, aunque siempre se deben evitar las corrientes de aire.

Es conveniente tener la jaula o el habitáculo donde va a vivir el agapornis preparado antes de su llegada, así minimizaremos el riesgo de que el animalito sufra estrés. También hay que dotarles de juguetes para que puedan desarrollar su inteligencia y desgastar sus picos y uñas, como por ejemplo reposaderos o ramas de árboles frutales, pero evita excederte con los objetos dentro de la jaula, pues pueden interferir en el vuelo de los pájaros, y por su seguridad no les des objetos que puedan romper y tragar.

Actualizado: 20 de Noviembre de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD