PUBLICIDAD

Pienso canino
Encontrar un pienso canino de calidad no es sencillo. Te explicamos qué características debe tener este producto para cubrir las necesidades nutricionales de tu perro, y otras opciones saludables para alimentarle.
Escrito por Diana Oliver, Periodista especializada en mascotas, maternidad e infancia y vida sana

Comida casera para perros y alternativas saludables al pienso canino

Un perro comiendo comida casera

La comida casera es saludable para tu perro, siempre que sus necesidades nutricionales queden cubiertas.

¿Es recomendable una alimentación para perros basada solo en comida casera? Carlos Alberto Gutiérrez, veterinario experto en nutrición canina, responde que rotundamente sí, y nos propone una comparación para reflexionar: “si los piensos son tan buenos, ¿por qué los humanos no nos alimentamos así?”. El experto opina que “los alimentos naturales contienen un elemento clave en su cantidad adecuada: el agua en un 70 a 90%, mientras que un pienso son bolas secas que no llegan al 10% de humedad.

De la misma opinión es Vicky Ribes, fundadora de Canis Training, que explica que “la comida que podamos hacer en casa siempre será mejor, porque al menos la carne que le pongamos será apta para el consumo humano; sabemos exactamente lo que le estamos dando, y no tiene ni conservantes ni elementos químicos perjudiciales”. El problema que observa la adiestradora es que debemos tener en cuenta que las necesidades nutricionales del perro deben quedar cubiertas, y esto supone un aprendizaje extra.

Alternativas saludables al pienso canino

Existen alternativas al pienso tal y como lo conocemos hasta ahora: las latas, la comida deshidratada, y la dieta BARF. En cuanto a las latas, Vicky nos advierte que “del mismo modo que pasa con el pienso, en el caso de la comida enlatada también hay calidades”. Pese a ello, existen marcas de gran calidad que elaboran comida excelente en lata o brick, que nos facilita su transporte en caso de irnos de vacaciones, o para días puntuales. Insiste en emplearlas de forma ocasional, tanto por la salud de la mascota como por coste.

La comida fresca deshidratada es otra de las propuestas de la experta: “Se trata de comida fresca a la que se le ha quitado el agua para su mejor conservación, pero que mantiene todos los nutrientes y ventajas de la comida fresca. Para servir sólo hay que añadirle agua caliente y esperar unos minutos. Este tipo de alimento está elaborado en plantas de alimentación humana, con lo que cumple con todos los requisitos sanitarios y de calidad que la alimentación humana requiere”.

Y, por último, nos habla de la dieta BARF, que consiste en alimentar a nuestras mascotas con lo que comerían si se encontraran en estado salvaje: carne cruda, huesos, verduras y legumbres (que se encuentran en los estómagos de los animales que cazarían, en su mayor parte herbívoros). “Esta forma de alimentación requiere seguir unas pautas para asegurarnos de que no nos quedamos cortos en ningún elemento, ni nos excedemos. Está demostrado que muchas patologías mejoran, e incluso desaparecen, cuando la alimentación es la ideal, como sería el caso. Hay marcas que ya ofrecen este tipo de comida triturada, congelada, y con los huesos, legumbres y verduras ya incluidos, por lo que no deberíamos preocuparnos por nada más que sacarla del congelador un día antes y servir: “Esta es una buenísima opción si queremos decantarnos por la dieta natural, pero sin preocuparnos de las cantidades de cada elemento, ya que viene todo calculado en cada ración”, concluye Vicky.

Actualizado: 22 de Diciembre de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD