PUBLICIDAD

Cómo y cuándo cortar las uñas a los gatos
Por salud, higiene y comodidad, es recomendable que a todos los gatos se les corten las uñas. Te explicamos cuándo y cómo debes hacerlo, con consejos de los veterinarios para tener éxito con la manicura felina.
Escrito por Diana Oliver, Periodista especializada en mascotas, maternidad e infancia y vida sana

Cortar las uñas al gato: cuándo, dónde y cómo

Cortar las uñas al gato

En el cuidado de las uñas felinas no existen diferencias entre razas, ya que no hay gatos que necesiten más que otros una manicura periódica. Tampoco hay distinciones en la edad. Es recomendable para todos, sin excepción. ¿Cada cuánto? Según la veterinaria Ana Anglada se puede realizar aproximadamente cada 15 días o cada mes, “en función de las necesidades de cada gato y de su edad”, pero también de “si utiliza rascadores o no de manera habitual en el hogar”. 

Aunque muchos veterinarios y centros de cuidado animal pueden ofrecer la posibilidad de cortar las uñas a los felinos, podemos hacerlo en casa. Las uñas de estos animales, a diferencia de las de sus compañeros los perros, no son excesivamente gruesas ni duras, por lo que bastará con un cortaúñas común. En la mayoría de las tiendas especializadas en el cuidado de mascotas disponen de herramientas específicas para este fin, principalmente tijeras y cortaúñas especiales. Todos son igual de válidos y su elección dependerá de lo cómodo que nos resulte uno u otro, tanto a nosotros como al minino.

Para un corte correcto de las uñas Ana Anglada recuerda que debemos tener en cuenta que los gatos tienen uñas retráctiles, es decir, generalmente se encuentran escondidas y debemos sacarlas apretando con los dedos la almohadilla para poder visualizarlas. “Dentro de las uñas tienen un vaso y un nervio que acaban en forma de flecha. Para cortarle las uñas debemos dejar unos milímetros por delante para no hacerles daño y que no sangre la vena. Lo ideal es cortar únicamente la punta para evitar estas estructuras”, cuenta la veterinaria de Anaga Centro. Ante la duda, lo más adecuado es cortar menos y repetir la operación en menos tiempo si fuese necesario, que pasarse en el corte y dañar al animal.

Por último, puede ocurrir que el corte de uñas sea un momento de nerviosismo e intranquilidad para algunos gatos. Para lograr que esta situación sea agradable para todos, tanto para él como para nosotros, lo ideal es acostumbrarle desde cachorro a la manipulación de sus patas. Las caricias, un tono de voz relajado, y tumbarle sobre nuestras piernas, pueden servirnos para cortarle las uñas en casa sin mayores dramas.

Actualizado: 30 de Octubre de 2018

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD