PUBLICIDAD

Patología dual
Los pacientes con patología dual –afectados por una adicción y un trastorno psiquiátrico– presentan una gravedad médica, psicológica y social que debe ser atendida multidisciplinarmente. Analizamos cómo abordar este doble problema.
Escrito por Dra. Vanesa Fernández López, Psicóloga, especialista en emociones

Tratamiento de la patología dual

persona tratándose de una patología dual

El psicólogo enseñará a la familia del afectado estrategias para ayudarle.

El tratamiento de la patología dual requiere un abordaje médico, psicológico y social debido al grave impacto que la enfermedad tiene en estas tres esferas de los pacientes que la sufren:

A nivel médico, el psiquiatra, prescribirá los fármacos indicados para mantener la abstinencia de la sustancia a la que sea adicto el paciente dual, que muy probablemente se verá acompañado del tratamiento farmacológico para la enfermedad psiquiátrica que padezca en paralelo. En los casos más leves, es posible que para este segundo la psicoterapia fuera suficiente. Por ejemplo, una persona puede presentar alcoholismo y depresión leve. Este paciente puede tomar un psicofármaco para mantener la abstinencia y recibir tratamiento psicoterapéutico para superar la depresión.

A nivel psicológico, el psicólogo se centrará también el mantenimiento de la abstinencia y la prevención de recaídas. Será de especial importancia trabajar la dependencia psicológica a la sustancia adictiva, para lo cual se evaluarán e intervendrá sobre los factores emocionales y conductuales que rodeaban el consumo de la misma. Al mismo tiempo, desde la psicoterapia se trabajará el trastorno mental desde diferentes estrategias en función del mismo (por ejemplo, si una persona bebe porque no tiene unas adecuadas habilidades sociales, una de las líneas de intervención será entrenar al paciente en habilidades sociales adecuadas).

Una de las áreas de principal relevancia de trabajo psicológico tiene que ver con la familia. El psicólogo llevará a cabo una labor psicoeducativa con la familia explicándole en qué consiste la enfermedad de su familiar, enseñándole estrategias específicas de intervención en situaciones difíciles.

La intervención social, finalmente, es de especial relevancia en este tipo de pacientes donde muchas actividades de su vida se han visto perjudicadas por el consumo. Así mismo, es frecuente que su propio entorno social le impulsase a consumir. Es por ello, que los trabajadores sociales, educadores sociales, terapeutas ocupacionales, etcétera, formen parte indispensable del equipo de trabajo de la patología dual.

Actualizado: 30 de Agosto de 2018

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD