PUBLICIDAD

Rehacer tu vida: claves para superar el miedo al cambio
Hay circunstancias en la vida que nos llevan a querer o tener que cambiar de trabajo, de pareja, de país… Rehacer tu vida no es fácil. Te damos las claves para afrontar las emociones que conlleva y superar con éxito el miedo al cambio.
Escrito por Dra. Vanesa Fernández López, Psicóloga, especialista en emociones

Por qué nos cuesta rehacer nuestra vida: 'piedras' en el camino

Actualizado: 26 de abril de 2019

Desde hace siglos varios teóricos han sostenido que cuando una persona no hace en su vida aquello para lo que “está destinada”, enferma. Maslow, en su famosa pirámide sobre la autoestima, destaca como último escalón de la misma la autorrealización, estado al que todo ser humano debería pretender.

Aunque para conseguirlo a veces es necesario cambiar todo aquello que llevamos haciendo mucho tiempo, o incluso partir de cero y rehacer nuestra vida por completo. Esta tarea no es nada fácil y son varias las piedras u obstáculos que podemos encontrarnos en el camino para lograrlo, pero conocerlos nos ayudará a prepararnos y enfrentarnos a ellos con éxito:

  • Resistencia al cambio

    Al igual que nuestro organismo intenta mantener una homeostasis o estabilidad de nuestros parámetros fisiológicos, nuestra conducta y hábitos también pretenden ser los mismos, evitando así el malestar o esfuerzo que nos generan los cambios. Por eso, la inercia a permanecer en nuestra zona de confort y mantener los mismos hábitos es una de las principales piedras en el camino a la hora de rehacer nuestra vida. Debido a ella muchas personas prefieren quedarse como están en lugar de tener que aprender nuevos hábitos, o instaurar nuevas conductas.

  • Miedo a lo desconocido

    Muchas personas prefieren quedarse con su realidad por miedo a lo desconocido o “a lo que pueda venir”. Cuando hablamos sobre la zona de confort advertimos de las consecuencias negativas que tiene no salir nunca de este área tan limitada, puesto que dificulta el crecimiento personal por temor a los fantasmas que tal vez nunca existieron. Las personas que optan por quedarse como están por si el cambio les hace estar peor viven con un sentimiento de insatisfacción y conformismo eternos.

  • Dependencia

    Depender de otras personas física (por ejemplo a nivel económico) o emocionalmente (por ejemplo dando más valor a las opiniones de otro que a las tuyas propias) supone un gran obstáculo a la hora de rehacer nuestras vidas. La dependencia es una cadena que nos ata a estados siempre insatisfactorios, puesto que nada que no hayas elegido por ti mismo puede ser bueno.

  • Falta de aceptación de la realidad

    algunas personas tienen dificultades a la hora de aceptar su realidad. No aceptan que las cosas han cambiado, o que no son como a ellos les gustaría que fuesen, o como podrían llegar a convertirse en un futuro. Es necesario aceptar nuestro punto de partida para poder elegir el camino más adecuado.

  • Pensamiento rígido

    (“Las cosas van bien solo cuando van como yo considero que tienen que ir” o “las cosas tienen que ser fáciles”): esta forma de pensar solo genera un estancamiento vital, así como altos niveles de frustración e ira, que supondrán una pesada mochila para adaptarnos a las circunstancias.

  • Quejas infinitas

    fíjate bien a tu alrededor. ¿Cuántas cosas han cambiado esas personas que se pasan el día quejándose? Anclarse a la queja es una de las actitudes más tóxicas que podemos aplicar hacia nosotros mismos y hacia los que nos rodean, y que nos dificulta enormemente rehacer nuestra vida.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD