PUBLICIDAD

Mente y emociones
Coaching, lidera tu cambio
Deja atrás tu inmovilismo, el motor del cambio es uno mismo. El coaching es una herramienta de desarrollo personal que te ayudará a ponerlo en marcha y en dirección hacia el éxito. Conoce cómo funciona.
Escrito por Enrique González, Periodista experto en salud y bienestar

Tipos de coaching

Tipos de coaching

El coaching ejecutivo ayuda a los dirigentes a mejorar sus capacidades de gestión y de toma de decisiones.


Hoy en día existen muchas especialidades de coaching: deportivo, empresarial, ejecutivo, personal, político, infantil, nutricional, de desarrollo… En realidad, el método es el mismo en todas sus variantes, pero se aplican a diferentes aspectos de la vida de una persona. Los tipos de coaching que más tirón tienen en la actualidad son los siguientes:

  • Coaching personal: se utiliza para ayudar a las personas a solucionar sus conflictos internos, situaciones complicadas o algún aspecto de su vida con el que no se sienten satisfechas. Por eso esta disciplina se conoce también como “coaching de vida”. Esta técnica puede servirte para resolver un mal momento con tu pareja, mejorar tu imagen, orientarte en los estudios, comunicarte mejor o ganar autoconfianza. Son solo algunos ejemplos, pero puede aplicarse a cualquier problema personal.
  • Coaching ejecutivo: está dirigido a los responsables de tomar las grandes decisiones en las empresas. Los ejecutivos y directivos recurren a este tipo de coaching para potenciar sus capacidades de gestión, soportar mejor el peso de la responsabilidad o dirimir los conflictos internos entre empleados. Otros objetivos en este procedimiento pueden ser adaptarse a un cambio de empresa, asumir un nuevo cargo o dirigir la adquisición de otra compañía.
  • Coaching empresarial: se centra en los empleados de una compañía, ya sea de manera individual o en grupo. Las empresas que recurren a este método suelen buscar un mayor desarrollo de su negocio mediante la cohesión del equipo, una mayor motivación de los empleados y el compromiso de las personas con la organización. Pero también ofrece resultados a la hora de resolver disputas internas, mejorar la comunicación entre los trabajadores o clarificar los objetivos que persigue la entidad.
  • Coaching para el empleo: a causa de la crisis económica, este tipo de coaching ha ganado popularidad en los últimos años. Los objetivos que se plantean en este procedimiento están relacionados con la búsqueda de trabajo, ya sea porque se quiere cambiar de aires, porque la persona está en situación de desempleo o para regresar al mercado laboral después de un parón.
  • Coaching deportivo: ahonda principalmente en la motivación de los profesionales de este ámbito, no solo deportistas, sino también entrenadores o árbitros. El coaching deportivo ayuda a descubrir el liderazgo del atleta y a desarrollar capacidades ocultas. El proceso puede lograr que se superen las derrotas o las lesiones graves sacando conclusiones positivas de la experiencia.
  • Coaching de salud: esta variedad se orienta a potenciar la salud y mejorar el bienestar de las personas. A través de este tipo de coaching podemos adoptar hábitos saludables que nos ayuden a vivir mejor, como por ejemplo eliminar vicios, comer más sano o adelgazar. Por supuesto, el coaching de salud no cura enfermedades ni sustituye la labor de los médicos; simplemente nos puede mostrar el camino para incrementar nuestra calidad de vida.

Actualizado: 31 de Julio de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD