PUBLICIDAD

Mente y emociones
Gaslighting, sutil manipulación emocional
El gaslighting es un tipo de manipulación emocional en el que una persona intenta cambiar la realidad de otra para confundirla y tener un mayor control sobre ella. Conoce cómo terminar con esta relación tóxica.
Escrito por Natalia Castejón, Periodista especializada en vida saludable

Cómo saber si sufres abuso emocional por gaslighting

MUjer reclamándole el móvil a su pareja como concepto de gaslighiting o manipulación

Las humillaciones o la intimidación son propias del gaslighting.

El engaño y la confusión es la principal herramienta que utilizan las personas que llevan a cabo el gaslighting. Frases como “yo nunca he dicho eso”, “estás exagerando” o “estás loco/a” son un indicativo de esta técnica de manipulación que puede llegar a convertirse en un maltrato psicológico continúo para la víctima.

Estos manipuladores emocionales suelen desmentir acciones que han hecho o que ha llevado a cabo las víctimas para que duden sobre su memoria, sobre su juicio y su cordura, así hacen que el afectado crea que es un error propio. También tienden a alejarlos de sus amigos y familiares, para poder ejercer un mayor control y evitar así que salga de esta complicada situación emocional.

También son propias las humillaciones, la intimidación y acciones para castigar, perjudicar, asustar o herir emocionalmente a la víctima. Estas acciones llevadas a cabo de manera reiterada, crean en la persona una sensación de inseguridad y de inutilidad que al ser tan sutil no siempre percibe.

Persona insegura
La duda y la incertidumbre son características de la víctima de gaslighting.

Seguramente, te preguntarás por qué la persona que sufre los efectos del gaslighting no se aleja de ese maltratador emocional o pide ayuda, la respuesta es que en la mayoría de los casos no se es consciente de la situación, a lo que se suma una dependencia emocional por la que el afectado no es capaz de separarse de él, sino todo lo contrario, al sentirse mal consigo mismo solo piensa en aferrarse y en hacer lo que le dice la otra persona, a la que sí considera estar en sus plenas facultades, continuando así la relación tóxica.

10 señales para saber si estás siendo víctima de gaslighting

Lo más común es que la luz de gas vaya apareciendo de manera progresiva, pero si tienes dudas sobre si tú o cualquier persona de tu entorno está pasando por esta situación, ahí va un decálogo de los signos que pueden denotar este tipo de abuso emocional:

  1. Dudas en reiteradas ocasiones sobre ti mismo.
  2. Tiendes a pedir disculpas por todo.
  3. Comienzas a plantearte que puede que seas demasiado sensible a lo que dicen los demás.
  4. Te sientes confundido y necesitas la aprobación de otra persona para tomar decisiones.
  5. Crees que no eres capaz de hacer nada bien.
  6. Te sientes infeliz y no sabes determinar el motivo.
  7. Excusas el comportamiento de la persona que hace gaslighting.
  8. Evitas relacionarte mucho con tus amigos y familiares, para evitar retener u ocultar información de tu situación.
  9. Sientes que no eres suficiente bueno para las personas de tu alrededor.
  10. Recuerdas cómo eras antes y crees que ahora eres más triste e infeliz.

Actualizado: 19 de Julio de 2018

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD