PUBLICIDAD

Petting, el placer del sexo sin penetración
El petting es una práctica sexual no penetrativa, placentera en sí misma y con un gran repertorio de caricias íntimas para disfrutar en la intimidad erótica. Además, también es un buen recurso ante la disfunción eréctil o el vaginismo.
Escrito por Georgina Burgos, Sexóloga, psicóloga y escritora

Qué es el petting y cómo se practica

Actualizado: 28 de Octubre de 2019

El término petting es un anglicismo derivado del verbo to pet que significa mimar y acariciar, y en su acepción sexual: manosearse o toquetearse. Se ha traducido al español como magreo, aunque el término no capta en su plenitud la esencia de esta práctica sexual. En otros países de habla hispana se refiere como faje, caldeo, franela… Pero como dice el refrán: Traduttore, Traditore.

Al final, cada persona elegirá el término que más le guste o le sugiera; aunque lo que de verdad importa no es el vocablo que se utiliza para definirlo, sino el disfrute que se obtiene de la experiencia del sexo sin penetración.

Cómo se practica el petting

El petting es una práctica sexual basada en caricias íntimas que no implican la penetración vaginal ni anal. Por supuesto, puede incluir un amplio repertorio de posibilidades como besos apasionados, roces sensuales, desenfrenados, cuerpo con cuerpo, con o sin ropa, miradas seductoras y provocativas, la masturbación y mucho más. Así que, dejando volar la imaginación, puede incluir también aceites para masajes, juegos de rol, disfraces y juguetes eróticos.

Todas estás posibilidades están abiertas a la creatividad y a los deseos de quienes practican el petting, pues éste no tiene pasos específicos a seguir. Los límites los pones tú junto a tu pareja, ya sea ésta estable o esporádica.

Aunque se asocia a la época de la adolescencia y los primeros pasos en el sexo, no debe circunscribirse a esa etapa, ya que cualquiera puede disfrutar y adaptar el faje o magreo a su vida sexual en pareja. Eso sí, el petting no debe confundirse con los preliminares, ya que estos implican aquellas prácticas previas al coito o la penetración y, como se ha comentado, la regla de oro del petting es que no hay penetración.

Pareja realizando juegos sexuales

Además, es importante destacar que es una práctica placentera y plenamente satisfactoria en sí misma, en la que puedes alcanzar una gran excitación y orgasmos intensos y que, por tanto, no es, en modo alguno, una práctica deficitaria o incompleta. En definitiva, al petting no nos acercamos desde la carencia, sino desde la plenitud.

Esta práctica evoluciona y se enriquece conforme la pareja va construyéndola de forma compartida desde la confianza mutua, la complicidad y el fluir gratificante entre caricias y sensaciones placenteras.

Grados de petting

Algunos autores hablan de grados de petting, considerando que existen tres grados fundamentalmente. Cada grado es acumulativo de las prácticas que incluye el anterior.

Así pues, a continuación y en términos generales –ya que tu imaginación y tu creatividad en sinergia con la de tu pareja sabrán poner los matices personales– se presenta el tipo de contacto físico que incluye cada grado. A saber:

  • Petting de grado I: incluye cogerse de la mano o la cintura, besos, abrazos y caricias.
  • Petting de grado II: incluye lo anterior además de caricias más íntimas sobre la ropa.
  • Petting de grado III: incluye caricias íntimas y sexuales bajo la ropa o estando completamente desnudos, sexo oral, masturbación mutua y prácticas como el tribadismo (frotar los genitales femeninos entre mujeres) y el frot (estimular el pene frotándolo con el pene del compañero sexual en hombres)

El sexo seguro dependerá del grado de petting que se practique, ya que en grado tres el riego de infección por ETS existe si no se usa la protección adecuada.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD