PUBLICIDAD

Mente y emociones
Miedo escénico: consejos para hablar en público
Hay personas que se bloquean cuando tienen que hablar en público. Ser el centro de las miradas les produce tensión y una sensación de vulnerabilidad. Os ayudamos a superarlo con inteligencia emocional.
Escrito por Maite Nicuesa Guelbenzu, Doctora en Filosofía y experta en coaching

Inteligencia emocional para hablar en público: consejos

La inteligencia emocional es una herramienta muy útil para corregir y afrontar el miedo a hablar en público. A continuación, te damos varios consejos para utilizarla en tu favor y acabar con tu temor a disertar delante de desconocidos o grandes audiencias:

  • Aunque tú estés muy nervioso, recuerda que los demás puede que ni siquiera noten que lo estás. Por tanto, sonríe al hablar, si estás en un auditorio pequeño intenta, de una forma intermitente, mirar a los ojos de los distintos interlocutores. En caso de que estés hablando para un gran auditorio, entonces, fija tu atención en un punto que esté en el fondo de la habitación. Si se trata de un acto abierto en el que tienes la posibilidad de invitar a alguien, entonces, invita a algún buen amigo cuya presencia te dé tranquilidad y seguridad.

  • Los días previos al evento, intenta visualizarte a ti mismo a través de ejercicios de relajación hablando con éxito ante un grupo de gente. Recréate en las sensaciones de seguridad que te produce ese placer.

  • Para sentirte más seguro, intenta ir los días previos al lugar en el que vas a hablar, en caso de que sea un entorno que no conoces, para ganar información, mentalizarte, familiarizarte con el espacio. Lo ideal sería poder tener un ensayo previo.

  • En caso de que se trate de una charla en la que tienes que dar un discurso, la clave del éxito es trabajar esa conferencia, dedícale tiempo, relee tantas veces como haga falta tu texto. Haz algunas anotaciones en los folios. Por ejemplo, puedes subrayar aquellas palabras que quieres recalcar más a través de la entonación o en dónde quieres hacer una pausa.

  • Aprende a relativizar, no pongas tanto peso a una exposición en público: ¿Qué es lo peor que puede pasar? Puedes realizar un ejercicio de introspección para responder a esta pregunta y te darás cuenta de que, en realidad, es mejor no dramatizar porque no hay motivos para ello. Toma conciencia de que los diez primeros minutos de una exposición son los más difíciles, una vez que ya estás inmerso al cien por cien en el tema y concentrado en ese momento, todo fluye mucho más.

  • Recuerda que es importante tener un botellín de agua para poder beber en caso de sentir sed. Nunca digas en una exposición en público que estás muy nervioso, porque te pondrás todavía más nervioso. Recuerda que aunque tú lo estés, los demás no lo notan tanto como tú. Muchas personas puede que ni siquiera se den cuenta de ello, o si se dan cuenta, no le darán tanta importancia.

  • Es fundamental llegar puntual y tranquilo a la cita porque llegar tarde aumenta todavía más el nerviosismo. La elección de la ropa adecuada también es importante. Elige un look que te guste a ti, que te dé seguridad y con el que te sientas cómodo. En general, la elección de un look profesional siempre es un acierto para hablar en un ambiente que sea muy formal. Por ello, puedes utilizar un traje de chaqueta y pantalón de color negro.

Otros recursos para ayudarte a hablar en público

Existe una película excelente para reflexionar sobre la importancia de superar el miedo a hablar en público: El discurso del Rey (de Tom Hooper). Esta película refleja que para afrontar este miedo es importante elaborar una técnica y trabajarla lo máximo posible centrando la atención en el objetivo.

Hay diferentes libros que también pueden servirte de ayuda para hablar en público: El poder de la palabra, publicado por William Walker, y El arte de Comunicar, escrito por Robert B. Dilts.

Actualizado: 28 de Septiembre de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

50.000
días de trabajo se pierden cada año en Chile a causa de enfermedades mentales de origen laboral
'Fuente: 'Ministerio de Salud de Chile''

PUBLICIDAD