Hipocondría, miedo a estar enfermo
La preocupación excesiva por la salud y el miedo injustificado a padecer una enfermedad se conoce como hipocondría y tiene un gran impacto en la vida del afectado. Aprende a identificar este trastorno y qué hacer para evitarlo.

Consecuencias de la hipocondría y consejos para controlarla

Actualizado: 7 de enero de 2021

El paciente hipocondríaco experimenta un alto nivel de malestar emocional. Los niveles de ansiedad elevados asociados a la incertidumbre, la frustración por no encontrar la causa de su malestar, la ira debido a que piensa que “no le escuchan o entienden, o no le toman en serio”, o porque considera al médico un incompetente, invaden su día a día.

Entre las principales consecuencias de la hipocondría destacan:

  • Problemas psicopatológicos como la depresión o los trastornos de ansiedad (especialmente las crisis de pánico o el trastorno de ansiedad generalizada).
  • Consumo de sustancias (por ejemplo, es frecuente la adicción a benzodiacepinas).
  • Deterioro de las relaciones sociales; por un lado, su estado de ánimo deprimido les dificulta salir de casa, acudir a reuniones sociales “por estar enfermo”, “no encontrarse bien” o “por miedo a contagiarse”. A su vez, su tema de conversación centrado en sí mismo y en sus preocupaciones de salud, hace que el resto de las personas (incluso las que inicialmente dieron crédito a su creencia de enfermad e intentaron ayudarles) progresivamente se vayan distanciando de ellos.
  • Conductas de enfermedad (por ejemplo, no arreglarse, llevar ropa holgada por su dolor, consultar constantemente información que confirme su enfermedad, etcétera), que desesperan hasta al más entregado de sus familiares y amigos.
  • Interferencia significativa en el plano académico y profesional del afectado, debido a las ausencias causadas por su malestar y por la necesidad que tiene de visitas y pruebas médicas.
Consecuencias de la hipocondría

Pautas para controlar la hipocondría

A continuación te ofrecemos unas recomendaciones para prevenir o controlar la hipocondría, y preocuparte por tu salud en su justa medida y sin dejar que se convierta en una obsesión que te impida ser feliz y disfrutar de la vida:

  • Date un margen antes de ir al médico: si los síntomas físicos no te imposibilitan hacer tu día a día, intenta esperar un poco a ver cómo evoluciona tu problema. Es importante que dejes de usar el hecho de ir al médico como estrategia para calmar tus miedos. Si revisas las veces que has ido, verás cómo en la mayoría de las ocasiones no tenías nada.
  • Confía en tu médico: evita el doctor shopping (visitar a varios especialistas). Debes confiar en tu médico y, a lo sumo, pedir una segunda opinión cuando la situación de verdad lo requiera. La medicina es una disciplina compleja, no es suficiente leer revistas y buscar información en internet para obtener un diagnóstico.
  • No hagas visión túnel de tus síntomas negativos: el mal investigador es el que busca datos para confirmar su hipótesis. Si solo te quedas con la información que confirma tu miedo, estás haciendo un mal diagnóstico. Debes tener en cuenta también todos los datos que no lo confirman.
Hipocondría, consejos para controlarla
  • Busca otros temas para conversar con los demás: no te pases el día centrándote en tus quejas, ni comiences todas tus conversaciones hablando sobre tus problemas de salud.
  • Continúa con tus actividades diarias; intenta que tu malestar interfiera lo menos posible en tu rutina, pues de lo contrario te sentirás más invadido aún por el mismo, es decir, lo sentirás como algo más grave.
  • Adopta buenos hábitos que te ayuden a dormir bien, porque un buen descanso te permitirá tener tu mente despejada.
  • Si nada de lo anterior te funciona, pide ayuda psicológica antes de que el malestar evolucione y altere más áreas de tu vida. El tratamiento psicoterapéutico te ayudará a interpretar de forma menos catastrófica tus sensaciones físicas, a perder el miedo incapacitante a la enfermedad, y a adoptar un estilo de afrontamiento adecuado ante la misma.

Creado: 5 de enero de 2021

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD