PUBLICIDAD

Neumonía
La neumonía es la infección que provoca mayor número de ingresos hospitalarios, y aunque su causa habitual son las bacterias, también virus como el de la gripe y el de la varicela pueden originar esta enfermedad.

Qué es la neumonía y factores de riesgo

Actualizado: 12 de noviembre de 2019

La neumonía es la inflamación del tejido pulmonar ocasionada por un agente infeccioso. El pulmón está constituido por dos partes principales: los bronquios (tubos por los que pasa el aire) y los alvéolos (pequeños sacos de aire, en los que se realiza el intercambio de oxígeno que pasa a la sangre y dióxido de carbono que se expulsa al exterior). En la neumonía se afecta el alvéolo; se irrita e inflama y se rellena de líquido y material infeccioso, lo que provoca que la respiración del afectado sea dolorosa.

Se trata de la infección que provoca mayor número de ingresos hospitalarios, y según datos del Instituto Nacional de Estadística en España provoca alrededor de 10.000 muertes al año, una cifra que se prevé que aumente debido al envejecimiento de la población y el incremento de pacientes con enfermedades crónicas que los hacen más vulnerables a sufrir complicaciones.

Afecta con mayor frecuencia a jóvenes y ancianos (23-34 casos por cada 1.000, en mayores de 75 años), principalmente ancianos institucionalizados (viviendo en residencias o centros de tercera edad). Predomina en varones y en la estación invernal.

También es una de las enfermedades que más muertes infantiles causa: las autoridades sanitarias estiman que cada año mueren cerca de 1.200.000 niños de menos de cinco años como consecuencia de una neumonía.

En la mayoría de los casos (70-80%) el tratamiento de la neumonía se realiza de manera extra hospitalaria.

Factores de riesgo de la neumonía

A continuación detallamos los factores de riesgo más comunes que pueden derivar en una neumonía:

  • Tabaquismo.
  • Enfermedades crónicas: diabetes mellitus, hepatopatías, cardiopatías, enfermedad renal, cáncer, enfermedad pulmonar crónica, SIDA.
  • Malnutrición.
  • Exceso de peso.
  • Demencia.
  • Edad (los niños y las personas de más de 50 años son los más susceptibles de contraer neumonía).
  • Esplenectomía (pacientes a los que se les ha extirpado el bazo) y, en general, pacientes con bajo nivel de inmunidad.
  • Alcoholismo.
  • Tratamientos inmunosupresores o con corticoides de manera crónica.
  • Residentes en centros de enfermos crónicos o de tercera edad.
  • Exposición a drogas por vía parenteral.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD