Hallan un vínculo entre el autocontrol infantil y mejor salud cerebral

El grado de autocontrol que tienen los niños durante su infancia podría determinar su éxito más adelante en la vida; además, los que ejercen más dominio sobre sí mismos tienen menos envejecimiento cerebral y mejor salud.
Escrito por: Natalia Castejón

07/01/2021

Autocontrol infantil y envejecimiento

La propia capacidad de controlar los pensamientos, emociones y comportamientos durante la infancia podría dar lugar a grandes ventajas en la etapa adulta, según ha descubierto un grupo de investigadores de la Universidad de Duke (EE.UU.) después de analizar y poner en relación el autocontrol en la niñez y el grado de envejecimiento al llegar a los 45 años.

La investigación, que se ha publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences, ha evaluado el autocontrol de 1.037 niños de entre 3 y 11 años que habían nacido entre 1972 y 1973 en Nueva Zelanda. Se analizó la capacidad de dominio sobre sí mismos a partir de la información aportada por sus padres, sus profesores, y los propios niños, además de la impulsividad o la facilidad con la que los pequeños sentían frustración cuando llevaban a cabo proyectos, y si los cumplían a pesar de este sentimiento de tristeza.

“Descubrimos que el autocontrol en la vida temprana puede ayudar a las personas a prepararse para un envejecimiento saludable”, Leah Richmond-Rakerd

Cuando los participantes cumplieron 45 años, los autores del estudio les entrevistaron para hacer una valoración de cómo había transcurrido su vida en diferentes aspectos. Los resultados mostraron que los individuos que demostraron un mayor autocontrol en la niñez tenían una situación mejor que los que fueron catalogados como sujetos con un bajo autocontrol.

Mejor situación social y económica

Concretamente, se encontró que los que mostraron un mayor autocontrol presentaban menos signos de envejecimiento cerebral y tenían una mejor salud que los que carecían de esta capacidad. Además, el grupo altamente autocontrolado tenía mejor situación económica y social. Factores como el coeficiente intelectual en la infancia o la posición social que tenían en esta etapa de su vida no afectaron a los resultados.

Por último, los investigadores observaron que los niños que tuvieron problemas de autocontrol presentaron menos resultados en el logro de metas estándar a lo largo de la vida, en comparación con los que tenían una mayor capacidad de ejercer dominio sobre sí mismos.

“Es importante identificar formas de ayudar a las personas a prepararse con éxito para los desafíos de la vida posterior y vivir más años sin discapacidades. Descubrimos que el autocontrol en la vida temprana puede ayudar a las personas a prepararse para un envejecimiento saludable”, ha explicado Leah Richmond-Rakerd, miembro de la Universidad de Michigan que también ha participado en el estudio. El autocontrol se puede enseñar, y mejorar esta capacitación en niños con dificultades a la hora de controlarse podría mejorar la calidad de vida de las personas.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD