Dosis bajas de gas de la risa ayudan a tratar la depresión grave

El óxido nitroso, conocido como el gas de la risa, parece tener efectos antidepresivos y podría ser una terapia alternativa para mejorar el tratamiento de las personas con depresión mayor, tal y como ha revelado un estudio.
Escrito por: Natalia Castejón

11/06/2021

Gas de la risa para tratar la depresión

La risa tiene grandes beneficios para la salud pues genera en nuestro organismo una serie de efectos fisiológicos ventajosos, como la liberación de adrenalina o dopamina, hormonas que causan sensación de felicidad. Un estudio reciente ha demostrado que el óxido nitroso, también llamado gas de la risa, podría ser eficaz para tratar a personas con depresión mayor que no responden a otras terapias.

El óxido nitroso se utiliza normalmente para sedar a los pacientes en las consultas médicas y dentales, y desde hace bastante tiempo se piensa que podría ser eficaz como tratamiento para la depresión. Ahora, un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Chicago (EE.UU.) ha demostrado que esto es cierto.

Inhalar óxido nitroso al 25% redujo significativamente los síntomas de la depresión mayor durante dos semanas y con cuatro veces menos riesgo que a concentraciones del 50%

Los resultados se han publicado en la revista Science Translational Medicine e indican que una sola sesión de una hora con gas de la risa al 25% de concentración era eficaz y rápido a la hora de tratar los síntomas de la depresión mayor resistente, a niveles muy similares al óxido nitroso al 50% durante varias semanas.

Mejoras en el 85% de los pacientes con depresión

Concretamente, la investigación se llevó a cabo en tres meses en los que un grupo de 20 pacientes recibieron tres sesiones de una hora de duración en las que tenían que inhalar gas de la risa al 25%, al 50%, o un placebo, separadas por cuatro semanas. Los hallazgos mostraron que el 85% de los pacientes que inhalaron este gas presentaron mejoras importantes en los síntomas de la depresión durante unas dos semanas.

Aunque los datos eran muy similares en ambas concentraciones, los autores destacan que inhalar óxido nitroso al 25% causaba hasta cuatro veces menos riesgo de efectos secundarios –tales como náuseas, sedación o disociación leve– que al 50%, por lo que podría considerarse una terapia alternativa para los pacientes con depresión grave que no responden a los tratamientos convencionales.

“La reducción de los efectos secundarios fue inesperada y bastante drástica pero, aún más emocionante, los efectos tras una sola administración duraron dos semanas completas”, expuso Peter Nagele, uno de los investigadores. Aunque se necesitan estudios con una muestra más grande de participantes, los investigadores creen que este gas es prometedor y que en ningún caso se debe pensar que el paciente va a estar colocado ni eufórico, sino que una dosis tan baja de óxido nitroso simplemente hace que se duerman plácidamente.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD