PUBLICIDAD

Estar de pie incrementa el gasto energético y evita el sedentarismo

Los adultos que pasan más tiempo de pie queman 45 kcal más por cada seis horas que los que están sentados o tumbados, por lo que trabajar erguido podría ser una manera sencilla de combatir el sedentarismo.
Escrito por: Natalia Castejón

10/07/2019

Mujer que está de pie para evitar el sedentarismo

Estar activo es la mejor manera de quemar calorías, sin embargo, si trabajas mucho tiempo sentado estás contribuyendo a tener una actitud sedentaria que podría pasarle factura a tu salud. Una solución para ello está recogida en un estudio de la Universidad de Granada (UGR) que recomienda trabajar de pie, pues se queman más calorías –45 kcal más estando erguido que sentado o tumbado– y se reduce el riesgo de problemas cardiovasculares.

La investigación que lo expone, que ha sido publicada en la revista Plos One, se evaluó a 53 adultos jóvenes de 21,7 años de media que fueron clasificados en dos grupos diferentes: uno de ellos denominado como ‘ahorradores’ y otro como ‘derrochadores’, en función de la cantidad de energía que consumieron cuando estaban sentados o tumbados y cuando se encontraban de pie.

Trabajar de pie en la oficina o levantarse para dar 10 pasos cada cierto tiempo puede reducir los riesgos del sedentarismo, como la obesidad o la diabetes

Los primeros consumieron muy poca energía mientras realizaron sus actividades y tuvieron una diferencia nula en cuando a las calorías quemadas estando de pie, sentados o tumbados. Por otro lado, según explica Francisco Amaro, uno de los autores del estudio, los derrochadores demostraron que eran capaces de quemar hasta un 10% más de calorías cuando modificaban su postura, de sentados o tumbados a erguidos.

La clave podría estar en la masa muscular

Y la diferencia entre ambos grupos podría estar en la masa muscular. Según el propio investigador, las personas que cuentan con más cantidad de masa muscular pueden gastar más energía que las que tienen menos. Entre las recomendaciones que hacen los autores está la de trabajar de pie en las oficinas, gracias a mesas regulables en altura que permitan cambiar varias veces la postura a lo largo del día, algo muy implantado en los países nórdicos.

Si no es posible, Jonatan Ruiz, otro autor, recomienda levantarse de la silla del trabajo cada cierto tiempo, dar diez pasos y volver a sentarse para llevar a cabo las tareas laborales, de esta manera, explica, se podrían reducir los riesgos del sedentarismo, tales como la aparición del efecto silla, sobrepeso, obesidad y el desarrollo de enfermedades cardiovasculares o diabetes tipo 2.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD