Los cigarrillos electrónicos aumentan el riesgo de síntomas del COVID

Las personas que fuman cigarrillos electrónicos y se infectan con el coronavirus tienen más probabilidades de experimentar síntomas del COVID-19, como dolor corporal o de cabeza, opresión en el pecho, escalofríos o diarrea.
Escrito por: Natalia Castejón

24/01/2022

COVID: vapear aumenta riesgo de síntomas

Los usuarios de cigarrillos electrónicos tienen un riesgo más alto de presentar síntomas del COVID-19 al contagiarse que los que no vapean con estos aparatos, ni fuman tabaco convencional. Así lo ha demostrado un estudio de la Clinica Mayo (EE.UU.) tras analizar la sintomatología de 289 personas vapeadoras y compararla con la de 1.445 que no tenían este hábito.

PUBLICIDAD

Todos los participantes habían obtenido un diagnóstico positivo de COVID-19 mediante una prueba PCR y los resultados mostraron que los usuarios de cigarrillos electrónicos tenían una tasa de dolor u opresión en el pecho un 6% más alta que los que no fumaban (16% versus 10%), un 7% más de dolor corporal (39% versus 32%), un 6% más de escalofríos (25% versus 19%), un 8% más de dolores de cabeza (49% frente a 41%), un 7% más de alteraciones del gusto y el olfato (37% frente a 30%), 6% más de náuseas, vómitos o dolores abdominales (16% frente a 10%), 6% más de diarrea (16% frente a 10%) y un 7% más probabilidades de sufrir mareos (16% frente a 9%).

Según explican los autores, cuando se está contagiado con el virus SARS-CoV-2 se produce una inflamación en el cuerpo, y esto mismo ocurre cuando una persona vapea con cigarrillos electrónicos –que siguen teniendo nicotina y más sustancias tóxicas del tabaco–. Ambos procesos inflamatorios combinados pueden empeorar la situación del organismo, lo que podría desencadenar una mayor frecuencia e intensidad de los síntomas.

PUBLICIDAD

El humo del vapeo también transporta el coronavirus

“Nuestra investigación no se diseñó para probar si el uso de cigarrillos electrónicos aumenta el riesgo de contraer la infección por COVID-19, pero indica claramente que la carga de síntomas en los pacientes con COVID-19 que vapean es mayor que en los que no vapean”, ha explicado Dr. Robert Vassallo, coautor de la investigación, que se ha publicado en el Journal of Primary Care & Community Health.

El aumento de los síntomas, según los expertos, podría deberse a la combinación de los procesos inflamatorios generados por el vapeo y por el COVID-19

Además del riesgo para la salud de la persona que vapea, también hay que tener en cuenta que este método para fumar tabaco puede afectar a los que se encuentran a su alrededor, llamados fumadores pasivos. El humo expulsado contiene gotículas de saliva que, en caso de que el usuario sea positivo en COVID-19, pueden contener el coronavirus y ser desplazadas grandes distancias.

PUBLICIDAD

Por eso, no es recomendable fumar con este tipo de aparatos –ni tampoco el consumo de tabaco convencional– en espacios públicos donde haya gente cerca, por ejemplo, en terrazas o cerca de parques infantiles.

Actualizado: 25 de enero de 2022

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD