PUBLICIDAD

  1. Inicio
  2. Noticias
  3. Noticias de Belleza y bienestar

Residir junto a espacios verdes ralentiza el deterioro cognitivo

La pérdida de funciones cognitivas asociada al proceso de envejecimiento es más lenta en las personas mayores que residen en zonas rodeadas de espacios verdes, como parques o jardines, según revela el ISGlobal.
Escrito por: Eva Salabert

16/07/2018

Personas mayores que residen cerca de espacios verdes

Hay evidencias científicas que demuestran que disfrutar de un entorno verde cercano a la vivienda habitual puede beneficiar la salud de la población, porque favorece la práctica de ejercicio físico, mejora las relaciones sociales, alivia el estrés y reduce la exposición a la contaminación atmosférica, entre otras ventajas.

Esta hipótesis también la confirma una nueva investigación, que ha dirigido el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), y en la que participaron 6.500 personas de entre 45 y 68 años que estaban incluidas en la cohorte Whitehal II del Reino Unido, que revela que los adultos mayores que viven junto a zonas verdes experimentan una pérdida más lenta en sus funciones cognitivas.

Los hombres y mujeres que residían en vecindarios donde había más zonas verdes presentaban un 4,6% menos declive cognitivo asociado a la edad

Los autores del estudio realizaron un seguimiento de diez años a estos individuos, y en tres momentos diferentes de este periodo les solicitaron que realizaran una serie de test que evaluaban su razonamiento verbal y matemático, su memoria a corto plazo y su fluidez verbal, que también sirvieron para medir el deterioro gradual de estas funciones asociado al proceso de envejecimiento.

Menor declive cognitivo en mayores que viven en entornos verdes

Los resultados de las pruebas cognitivas mostraron que los hombres y mujeres que residían en vecindarios donde había más zonas verdes presentaban un 4,6% menos declive cognitivo en comparación con los que residían en zonas con menos espacios verdes. Esta asociación fue mayor en el caso de las mujeres.

Payam Dadvand, investigador de ISGlobal y uno de los autores del trabajo ha explicado que, aunque estas diferencias en la pérdida de capacidades cognitivas sean reducidas, si se tiene en cuenta que los expertos estiman que en 2050 se habrá duplicado la población de más de 60 años respecto a 2015, y que las demencias asociadas al envejecimiento también se multiplicarán, resulta fundamental adoptar cualquier estrategia que ralentice el deterioro cognitivo en los mayores.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD