Tercera dosis de Pfizer con efectos secundarios similares a la segunda

El 88% de las personas que han recibido una tercera dosis de la vacuna de Pfizer en Israel ha presentado efectos secundarios parecidos a los de la segunda inyección o más leves, y solo un 0,0035% ha sido diagnosticado con COVID.
Escrito por: Eva Salabert

09/08/2021

Efectos secundarios tercera dosis Pfizer

La Organización Mundial de la Salud (OMS) solicitó hace unos días una moratoria mundial a la administración de una tercera dosis de las vacunas contra el COVID-19 después de que países como Israel y Alemania tomaran la decisión de ofrecer esta dosis de refuerzo a las personas mayores, y otros como Reino Unido, Francia o España, también se estén planteando la posibilidad de que las personas ancianas o con factores de riesgo reciban otra inyección adicional.

La OMS se ha marcado como objetivos mínimos vacunar al menos al 10% de la población de los países en desarrollo para finales de septiembre y su director general, Tedros Adhanom Ghebreyesus, señaló: “No podemos aceptar que los países que ya han utilizado la mayor parte del suministro mundial de vacunas utilicen aún más, mientras que las personas más vulnerables del mundo siguen sin protección”.

En Israel están ofreciendo dosis de refuerzo a las personas mayores de 60 años para frenar la propagación de la contagiosa variante Delta del coronavirus

Sin embargo, en Israel hace 10 días se empezaron a ofrecer dosis de refuerzo a las personas mayores de 60 años, una iniciativa que forma parte de la estrategia de las autoridades para frenar la propagación de la contagiosa variante Delta del coronavirus. Fuentes del mayor proveedor de atención médica del país, Clalit Health Services, declararon el domingo que se había administrado una tercera dosis de la vacuna Pfizer/BioNTech (PFE.N) (22UAy.DE) a más de 240.000 personas miembros de este servicio.

Efectos secundarios tras la tercera dosis de Pfizer

Una encuesta realizada a alrededor de 4.500 personas que habían recibido dicha dosis de refuerzo entre el 30 de julio y el 1 de agosto respondieron a una encuesta cuyos resultados muestran que el 88% de los participantes experimentaron efectos secundarios similares a los de la segunda dosis o incluso más leves, ya que afirmaron que unos días después de la inyección se sintieron igual o mejor que tras la segunda.

El 31% de los encuestados afirmó presentar algún efecto secundario, siendo el más común dolor o inflamación en la zona de la inyección, que afectó al 24% y al 6%, respectivamente, mientras que el 1% informó de hinchazón en la axila. El 15% refirió haber experimentado al menos un efecto secundario sistémico. El 9% tuvo fatiga, el 6,1% malestar general, el 4,3% cefalea, el 4,3% dolores musculares, el 2,1% dolor articular, el 1,4% fiebre, el 0,7% vómitos o diarrea y el 0,1% erupción cutánea.

El 9% de los vacunados con la tercera dosis de Pfizer tuvo fatiga, el 6,1% malestar general, el 4,3% cefalea, el 4,3% dolores musculares y el 2,1% dolor articular

Tan solo el 1% de los participantes en la encuesta manifestó algún otro síntoma más preocupante: el 0,4% informó de que sufría dificultad para respirar, el 0,3% de latidos cardíacos irregulares o dolores en el pecho, y el 1% aseguró haber buscado tratamiento médico a causa de presentar uno o más de estos efectos adversos.

Ran Balicer, director de innovación de Clalit, ha declarado que aunque los resultados son “iniciales y autoinformados”, permiten una comparación de los efectos secundarios con la segunda dosis, y “resulta que en la mayoría de los casos son similares o menos en el refuerzo”. “Aunque todavía no tenemos una investigación a largo plazo sobre la eficacia y seguridad de la tercera dosis de refuerzo para el manejo del riesgo personal de cualquier persona de 60 años o más, estos hallazgos continúan apuntando al beneficio de la inmunización ahora, junto con un comportamiento cuidadoso entre los adultos y evitando reunirse en espacios cerrados”, ha añadido Balicer.

Infecciones entre vacunados con la tercera dosis

El periódico The Jerusalem Post ha informado de que alrededor de 14 personas de las más de 400.000 que ya han recibido una tercera dosis de Pfizer se han infectado con el SARS-CoV-2, segúnd atos del Ministerio de Salud israelí. De ellas, dos han sido hospitalizadas, una en estado leve y otra en estado moderado, según datos del Ministerio de Salud israelí.

Es “demasiado pronto para decir algo en un sentido u otro con respecto a la eficacia de la tercera vacuna”, y que es necesario “esperar algunas semanas más”

Estas personas se contagiaron siete o más días después de haber sido vacunados. La mayoría de ellos tenía más de 60 años, excepto tres que habían recibido la tercera dosis por estar inmunodeprimidos. En declaraciones al Post, Cyrille Cohen, jefe del laboratorio de inmunología de la Universidad de Bar-Ilan, ha asegurado que el número de infectados no debería causar alarma.

Según ha explicado “aproximadamente el 15% de los casos diarios son personas mayores de 60 años”. “La semana pasada hubo un promedio de 3.000 a 3.300 nuevos casos por día, lo que significa que alrededor de 3.500 personas mayores de 60 años se infectaron de 1,6 millones de personas de esta edad: el 0,2% de las personas mayores se infectaron”. Catorce de cada 400.000 personas es incluso menos, aproximadamente el 0,0035%.

Cohen opina que es “demasiado pronto para decir algo en un sentido u otro con respecto a la eficacia de la tercera vacuna”, y que es necesario “esperar algunas semanas más”. Ha recordado, además que las vacunas nunca fueron 100% efectivas. La vacuna de Pfizer solo tuvo un 95% de efectividad para prevenir la infección sintomática incluso Incluso contra la cepa original del coronavirus.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD