Vapear podría aumentar hasta 7 veces el riesgo de COVID-19 en jóvenes

Los adolescentes y adultos jóvenes que vapean con cigarrillos electrónicos a menudo podrían tener entre cinco y siete veces más probabilidades de infectarse con SARS-CoV-2, según un estudio de la Universidad de Stanford.
Escrito por: Natalia Castejón

12/08/2020

Vapear podría aumentar el riesgo de COVID-19 en jóvenes

La Comisión de Salud Pública del Sistema Nacional de Salud de España ya lo había advertido anteriormente, fumar y vapear aumenta el riesgo de infectarse con SARS-CoV-2. Ahora un estudio realizado por miembros de la Universidad de Stanford (EE.UU.) ha encontrado que en los adolescentes y adultos jóvenes este aumento de las probabilidades de contraer el COVID-19 podrían ser entre cinco y siete veces mayores.

La investigación, que se ha publicado en Journal of Adolescent Health, se ha basado en las encuestas realizadas a 4.351 personas de entre 13 y 24 años de 50 estados de Estados Unidos, en las que informaron sobre su consumo de tabaco y cigarrillos electrónicos y que se ha puesto en relación con los casos de COVID-19 registrados en el grupo durante el mes de mayo.

El aumento del riesgo de COVID-19 podría deberse al daño que provocan en los pulmones las sustancias tóxicas que se inhalan con los cigarrillos electrónicos

Los resultados indicaron que vapear aumentaba hasta siete veces la probabilidad de contraer el COVID-19, en comparación con los que no tenían este hábito. Además, Bonnie Halpern-Felsher, principal autora del estudio, ha expuesto que este incremento del riesgo podría estar causado por el daño a los pulmones que provocan las sustancias tóxicas que se inhalan con los cigarrillos electrónicos, y que los adolescentes y adultos jóvenes deberían conocer este efecto.

Más pruebas PCR en vapeadores

Los jóvenes que habían vapeado y fumado cigarrillos convencionales en los 30 días previos tenían cinco veces más probabilidades de mostrar síntomas del COVID-19, como fiebre, tos, dificultad para respirar o cansancio. Esto podría explicar el por qué también habían sido más propensos a hacerse una prueba PCR, concretamente tenían entre 2,6 y 9 veces más probabilidades de hacerse una prueba para detectar esta enfermedad que los no fumadores.

Entre los participantes que habían sido sometidos a estas pruebas diagnósticas del coronavirus, los que alguna vez habían vapeado tenían cinco veces más riesgo de COVID-19, mientras que aquellos que habían tanto vapeado, como fumado cigarrillos convencionales, vieron aumentado este riesgo 6,8 veces. Con estos resultados, los investigadores pretenden que se tomen medidas más restrictivas en las ventas de estos dispositivos para evitar un mayor número de casos en jóvenes que, aunque crean lo contrario, no están totalmente exentos de contraer la enfermedad.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD