PUBLICIDAD

Asocian mayor disponibilidad de comida rápida con más casos de infarto

Las zonas metropolitanas y rurales que cuentan con una mayor cantidad de restaurantes de comida rápida presentan unas tasas más elevadas de personas que son víctimas de un infarto de miocardio.
Escrito por: Natalia Castejón

13/08/2019

Comida rápida

Las personas que viven cerca de varios restaurantes de comida rápida tienen más posibilidades de caer en la tentación y consumir este tipo de alimentos poco saludables, lo que podría aumentar la incidencia de casos infarto de miocardio en dichas zonas poblacionales. Así lo ha dado a conocer un estudio presentado en el 67 Congreso Anual de la Sociedad de Cardiología de Australia y Nueva Zelanda (Csanz2019) que ha tenido lugar en Adelaida (Australia).

El trabajo ha analizado a 3070 pacientes que fueron hospitalizados tras un ataque al corazón entre 2011 y 2013. Para poder obtener estos resultados, los miembros de la Universidad de Newcastle (Australia) compararon los casos de infartos registrados con el número de restaurantes o establecimientos de fast food o comida rápida a los que tenían acceso los afectados, en función del código postal de sus viviendas.

Cada restaurante o tienda de comida rápida en una zona concreta suponía cuatro infartos más al año por cada 100.000 personas.

Las conclusiones indicaron que por cada local de venta de comida chatarra adicional que había en la zona donde vivían las personas analizadas había cuatro infartos más al año por cada 100.000 personas. Esta asociación se encontró tanto en zonas de ciudad como en las áreas rurales de Nueva Gales del Sur, e incluso después de los ajustes propios a la edad, los niveles de colesterol, la obesidad, la hipertensión arterial, la diabetes o el tabaquismo.

Más control sobre los establecimientos de comida rápida

La comida rápida ya se ha asociado a problemas de salud, como enfermedades cardiovasculares, asma y sibilancias o menos probabilidad de embarazo, debido a que este tipo de alimentos tienen un alto contenido en grasas saturadas y trans, en sal y un bajo valor nutricional, lo que sumado al creciente sedentarismo puede propiciar los infartos.

Por todo ello, los investigadores subrayan la importancia de regular la accesibilidad a estos restaurantes y establecimientos, controlando su localización y su densidad, algo en lo que está de acuerdo la Sociedad Europea de Cardiología, pues incluye esta recomendación en una de sus guías para la prevención de enfermedades cardiovasculares. Además, los autores creen que se debería promover el consumo de alimentos saludables haciendo accesibles los supermercados con sección de alimentos frescos.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD