Consumir champiñones puede reducir las probabilidades de depresión

Los hongos o champiñones tienen grandes cantidades de ergotioneína, un antioxidante que tiene un efecto antiinflamatorio y reduce el estrés oxidativo, lo que podría ayudar a reducir el riesgo de aparición de síntomas de depresión.
Escrito por: Natalia Castejón

13/10/2021

Pareja en la cocina jugando con champiñones

Octubre y noviembre es la temporada de recogida de setas y champiñones que aparecen en zonas húmedas, un alimento que tiene grandes propiedades para la salud. Un nuevo estudio realizado por miembros de Pennsylvania State University (EE.UU.) ha encontrado que comer estos hongos de manera habitual podría reducir el riesgo de desarrollar depresión.

Algunos hongos estimulan la expresión de factores neurotróficos, lo que podría reducir el riesgo de trastornos neuropsiquiátricos como la depresión

La investigación, publicada en el Journal of Affective Disorders, explica que esta asociación podría deberse a la gran cantidad de ergotioneína que tienen las setas, un antioxidante que tiene la capacidad de proteger contra el daño celular del organismo, con efectos antiinflamatorios y reductor del estrés oxidativo, que podría ser la causa de la reducción del riesgo de síntomas de depresión al ingerir este alimento.

Las pruebas para llegar a estas conclusiones se han realizado en un grupo de 24.688 personas de 45 años de media, donde el 5,2% de ellos incluía los hongos en su dieta habitual. La prevalencia de depresión en la muestra fue del 5,9% y se observó que en los que tomaban setas habitualmente tenían una clara reducción de las probabilidades de depresión, pero no encontraron un beneficio adicional con una ingesta elevada.

Hongos para una mejor salud mental

Los champiñones blancos tienen potasio, que se cree que podría ayudar a reducir la ansiedad. Además, otras especies de hongos comestibles, como Hericium erinaceus, conocido como melena de león, pueden estimular la expresión de factores neurotróficos, como la síntesis del factor de crecimiento nervioso, esto podría tener un impacto en la prevención de trastornos neuropsiquiátricos, como la depresión.

Los investigadores también hicieron un análisis secundario en el que querían ver si el riesgo de depresión se reducía al reemplazar una porción de carne roja o procesada con una porción de champiñones todos los días. Sin embargo, los hallazgos mostraron que esta sustitución no se asoció con menores probabilidades de tener depresión.

Por tanto, hacer un pequeño cambio en la dieta podría ser clave para una buena salud mental. No obstante, los autores del trabajo creen que se deben hacer más estudios al respecto, pues reconocen que el suyo tiene ciertas limitaciones, como falta de información de los tipos de hongos consumidos o sus cantidades.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD