El chocolate puede ayudar a quemar grasas a mujeres posmenopáusicas

Comer chocolate con leche por las mañanas puede ayudar al organismo a quemar grasas y a reducir los índices de glucemia en la sangre y favorecer el metabolismo, según un estudio realizado con mujeres posmenopáusicas.
Escrito por: Eva Salabert

25/06/2021

Chocolate matutino para quemar grasas

Comer chocolate con leche a diario puede parecer una fórmula infalible para engordar, sin embargo, un estudio realizado en mujeres posmenopáusicas ha descubierto que ingerir una determinada cantidad de este alimento durante un periodo de tiempo concreto por las mañanas puede ayudar al cuerpo a quemar grasas y a reducir los niveles de azúcar en sangre.

La investigación ha sido realizada por los expertos en cronobiología Frank A. J. L. Scheer, neurocientífico y profesor de medicina y Marta Garaulet, científica invitada, ambos de la División del Sueño y los Trastornos Circadianos de los Departamentos de Medicina y Neurología del Brigham and Women's Hospital, que han publicado sus hallazgos en un artículo en The FASEB Journal.

Comer chocolate por la mañana disminuía la glucemia en ayunas en un 4,5%, y aumentaba un 26% la oxidación de las grasas

Para averiguar los efectos que tenía el consumo de chocolate con leche en diferentes momentos del día, los investigadores del Brigham colaboraron con científicos de la Universidad de Murcia, en España, y juntos llevaron a cabo un estudio aleatorizado y controlado en el que participaron 19 mujeres posmenopáusicas, que por esta condición presentan un factor de riesgo añadido para desarrollar obesidad y tienden a acumular grasa en el abdomen.

Mecanismos que intervienen en la regulación del peso corporal

Las participantes tomaron 100 g de chocolate con leche, que contiene cafeína, teobromina, polifenoles y taninos –que tienen efectos antioxidantes–, lo que suponía un aporte de 542 kilocalorías extras sobre su dieta habitual. El consumo se realizó por la mañana (en la hora posterior a levantarse) durante dos semanas, por la noche (en la hora anterior a acostarse) durante otras dos semanas, y durante otros 14 días no lo tomaron, manteniendo una semana de descanso entre cada prueba.

“Nuestros resultados muestran que el chocolate reduce la ingesta energética 'ad libitum', lo que se correlaciona con la disminución del hambre, el apetito y el deseo de tomar dulces”

Los investigadores compararon entonces la ganancia de peso y otras medidas y comprobaron que:

  • La ingesta de chocolate por la mañana o por la noche no condujo a una ganancia de peso.
  • Comer chocolate por la mañana o por la tarde puede influir en el hambre y el deseo por el dulce, en la composición de la microbiota, en el sueño, etcétera.
  • Una elevada ingesta de chocolate por la mañana podría ayudar a quemar grasas y a disminuir los niveles de glucosa en la sangre, ya que se observó que disminuía la glucemia en ayunas en un 4,5%, y aumentaba un 26% la oxidación de las grasas y la circunferencia abdominal se reducía en un 2%.
  • Tomar chocolate por la tarde o por la noche altera el descanso y el metabolismo durante el ejercicio a la mañana siguiente. En concreto, incrementa la actividad física espontánea en un 7% y aumenta un 1,3% la disipación del calor tras las comidas, por lo que con la misma cantidad de ingesta se acumula menos energía.

“Nuestros hallazgos subrayan que no solo lo que comemos, sino cuándo lo comemos, puede afectar a los mecanismos fisiológicos involucrados en la regulación del peso corporal”, ha afirmado Scheer. “Nuestras voluntarias no engordaron a pesar de aumentar su ingesta de calorías. Nuestros resultados muestran que el chocolate reduce la ingesta energética ad libitum, lo que se correlaciona con la disminución del hambre, el apetito y el deseo de tomar dulces que han mostrado estudios anteriores”, ha señalado Marta Garaulet.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD