Más riesgo de muerte en mujeres con cáncer de mama que toman refrescos

Encuentran que las mujeres con cáncer de mama que beben refrescos azucarados cinco o más veces a la semana tienen hasta un 62% más riesgo de morir y un 85% más probabilidades de que su fallecimiento se deba al tumor.
Escrito por: Natalia Castejón

12/03/2021

Cáncer de mama: por qué evitar refrescos

Los refrescos endulzados con azúcar se han relacionado con muchos problemas de salud, entre ellos, una mayor probabilidad de desarrollar cáncer de mama. Ahora, un estudio de la Universidad de Buffalo (EE.UU.) ha comprobado otra asociación negativa entre ambos hechos, y es que las mujeres con esta enfermedad que abusan del consumo de bebidas azucaradas tienen un riesgo más elevado de morir por cualquier causa, y especialmente de fallecer debido al propio cáncer de mama.

Concretamente, el estudio, publicado en la revista Cancer Epidemiology, Biomarkers & Prevention, encontró que tomar cinco o más bebidas con azúcar a la semana aumentaba un 62% el riesgo de fallecer por cualquier causa y hasta un 85% las probabilidades de morir como consecuencia de un cáncer de mama, en comparación con no consumir nunca o muy pocas veces estas bebidas. Por ello, los investigadores creen que es muy importante hacer recomendaciones dietéticas a las pacientes con tumores en los senos.

“Los tés, cafés y jugos 100% de frutas, a menos que se agreguen azúcares, son opciones de bebidas más saludables porque añaden valor nutritivo a través de antioxidantes y vitaminas”

“Los refrescos no dietéticos son los que más aportan azúcar y calorías adicionales a la dieta, pero no aportan nada más que sea beneficioso desde el punto de vista nutricional. Por otro lado, los tés, cafés y jugos 100% de frutas, a menos que se agreguen azúcares, son opciones de bebidas más saludables porque añaden valor nutritivo a través de antioxidantes y vitaminas”, explica Nadia Koyratty, principal autora del estudio.

La causa puede estar en la gran carga glucémica que aportan

La investigación se ha llevado a cabo gracias a un grupo de 927 mujeres de entre 35 y 79 años que habían sido diagnosticadas con cáncer de mama y que tuvieron que rellenar cuestionarios sobre su alimentación. Al final del periodo de seguimiento, unos 19 años, el 41% de las mujeres había fallecido, siendo mayor el porcentaje entre aquellas que declararon tomar grandes cantidades de bebidas con azúcar.

La dieta puede ser crucial en la longevidad de las mujeres con cáncer de mama, por lo que hacer cambios en su alimentación podría alargar su vida

Según explican en el trabajo, las bebidas endulzadas con azúcar presentan grandes cantidades de fructosa y sacarosa, que dotan a los refrescos de una gran carga glucémica que se ha relacionado con un mayor riesgo de cáncer de mama. Por tanto, explica Jo L. Freudenheim, otro de los autores, existe evidencia que indica que la dieta puede ser crucial en la longevidad de las mujeres con esta enfermedad, por lo que hacer cambios en su alimentación podría alargar su vida.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD