PUBLICIDAD

Noticias Dieta y nutrición

Relacionan falta de vitamina B3 en el embarazo con eczema infantil

La buena alimentación de la madre durante el embarazo es esencial para el futuro bebé. Tanto es así, que ahora un estudio relaciona la falta de vitamina B3 con un aumento del riesgo de la aparición de eczemas en el niño.
Bebé con eczema infantil
Niveles altos de nicotinamida durante la gestación permiten aumentar la respuesta inmune del organismo del bebé ante el riesgo de eczema.

06 de Octubre de 2016

Los niveles durante el embarazo de un determinado tipo de vitamina B, la nicotinamida, se relacionan de manera directa con las probabilidades de que el niño padezca un eczema en la piel a los 12 meses de vida, según ha constatado un estudio llevado a cabo por la Universidad británica de Southampton, y publicado por la revista Clinical & Experimental Allergy, tras estudiar a casi 500 mujeres y a sus hijos.

Una dieta sana de la madre es garantía de tener unos niveles altos de nicotinamida y, por tanto, de aumentar la respuesta inmune del organismo del bebé ante el riesgo de eczema

Concretamente, la investigación ha demostrado que los hijos de mujeres que tuvieron durante la gestación altos niveles de esta forma de vitamina B3 en tienen un riesgo hasta un 30% menor de padecer un eczema en la piel al año de vida, que aquellos cuyas madres presentaban bajos niveles de nicotinamida. En el estudio también se analizaron las probabilidades de sufrir eczema a los seis meses de edad, aunque aquí los autores no encontraron ninguna relación entre ambas variables.

Gracias a sus propiedades antiinflamatorias la nicotinamida se ha utilizado de forma habitual en la industria farmacéutica en la composición de determinados medicamentos para tratar diversas afecciones de la piel, entre ellas el eczema. Éste, sin embargo, ha sido el primer estudio que vincula los niveles de esta vitamina B3 en la gestación con el riesgo posterior de eczema en el bebé.

Para los expertos del Centro Biomédico de Investigación en Nutrición de la Universidad de Southampton, los resultados del estudio abren la puerta a la modificación de determinadas influencias maternas como la alimentación, ya que una dieta sana de la embarazada es garantía de tener unos niveles altos de nicotinamida y, por tanto, de aumentar la respuesta inmune del organismo del bebé ante el riesgo de eczema.

La influencia de la nicotinamida es tal que, según los investigadores, tiene potencial para mejorar la estructura general de la piel y su humedad y elasticidad, por lo que podría alterar los procesos de enfermedad asociados al eczema. Por ello, concluyen que se necesita investigar más sobre el particular, aunque este estudio ya haya demostrado los beneficios que tiene seguir una dieta equilibrada durante la gestación.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

5%
de reducción de la vacunación del sarampión en niños de 2 a 11 años puede triplicar su incidencia en estas edades
'Fuente: 'Universidad de Stanford y Escuela de Medicina Baylor (Estados Unidos)''