PUBLICIDAD

El entrenamiento HIIT incrementa notablemente el riesgo de lesiones

Las personas que practican entrenamientos a intervalos de alta intensidad (HIIT) sin un fortalecimiento previo y sin supervisión tienen un mayor riesgo de lesiones en las rodillas, tobillos y hombros.
Escrito por: Natalia Castejón

15/04/2019

Persona realizando un entrenamiento a intervalos de alta intensidad

Practicar entrenamientos de intervalos de alta intensidad (HIIT) está cada vez más de moda, ya que es eficaz para mejorar el estado físico cardiorrespiratorio, aumentar la energía y promover la pérdida de grasa y masa muscular, pero en el otro lado de la moneda, también podría ser un factor de riesgo significativo para la aparición de lesiones deportivas, especialmente en tobillos, rodillas y hombros, de acuerdo a los resultados obtenidos por un grupo de investigadores del Rutgers New Jersey Medical School (EE.UU.) tras analizar los índices de lesiones anuales asociados a este tipo de ejercicio.

Los autores del estudio, publicado en el Journal of Sports Medicine and Physical Fitness, analizaron el registro del Sistema Nacional de Vigilancia de Lesiones Electrónicas desde 2007 hasta 2016, en el cual se registraron un total de 3.988.902 lesiones como resultado de practicar flexiones, estocadas o burpees, propios de las sesiones de HIIT, y un aumento de 50.944 lesiones cada año, siendo los varones de entre 20 y 39 años los más afectados.

Los investigadores alertan de que la sobrecarga continuada en la rodilla puede fomentar el desarrollo de osteoartritis

Según Joseph A.  Ippolito, uno de los autores de la investigación, la información que suele darse sobre estos entrenamientos es que no tiene limitaciones en cuanto a su tipo de público objetivo, lo que hace que personas aficionadas, que no tienen suficientes capacidades de flexibilidad, fuerza muscular y movilidad para hacer esta clase de ejercicios, se lesionen al practicarlos.

El aumento del número de daños en los nervios, órganos internos, dislocaciones, distensiones, conmociones cerebrales y esguinces aumentaron durante el periodo del estudio debido, según cuentan, al hacer entrenamientos de alta intensidad sin la supervisión de un profesional cualificado y sin una preparación previa de los músculos. Además, advierten que la sobrecarga continuada en la rodilla puede fomentar el desarrollo de osteoartritis.

Recomendaciones a la hora de practicar HIIT

Los autores recomiendan que antes de practicar esta modalidad de ejercicio se acuda al médico para comprobar que no existe ningún tipo de contraindicación, así como aprender a minimizar las posibles lesiones. También aconsejan que los entrenadores personales y fisioterapeutas se aseguren de que las personas que van a practicar el HIIT estén capacitadas y lo hagan de manera correcta, respetando las fases de descanso.

Según insisten, aquellos que quieran hacer entrenamiento de intervalos de alta intensidad deben realizar actividades de práctica neuromuscular y de fortalecimiento previo, como aquellas que se centran en el salto, fuerza, equilibrio y elasticidad. De esta manera, se reduce considerablemente el riesgo de lesiones.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD