PUBLICIDAD

  1. Inicio
  2. Noticias
  3. Noticias de Ejercicio y deporte

El tiro con arco ayuda a prevenir el linfedema tras un cáncer de mama

Los ejercicios de contracción y relajación de los músculos propios del tiro con arco podrían ayudar a prevenir linfedemas tras la cirugía del cáncer de mama, según un estudio realizado por el Hospital Infanta Leonor.
Escrito por: Natalia Castejón

12/06/2018

Mujer realizando el tiro con arco para prevenir el linfedema tras un cáncer de mama

Los ejercicios de contracción y relajación del tiro con arco favorecen la circulación linfática.

Practicar tiro con arco después de superar un cáncer de mama podría ayudar a prevenir linfedemas posoperatorios, una acumulación de líquidos en una extremidad que hace que aumente su volumen, se sienta pesadez y tirantez en la piel, y se pierda flexibilidad en la muñeca o en la mano, tal y como han descubierto profesionales del Hospital Infanta Leonor de Madrid, tras iniciar un estudio en 2016 con varios grupos de mujeres supervivientes de esta enfermedad, a las que se les ofrecía practicar este deporte durante el seguimiento de su proceso de rehabilitación.

Para participar en la investigación, todavía en marcha, las mujeres deben cumplir algunos requisitos, y el primero de ellos es que hayan terminado el tratamiento del cáncer de mama, como mínimo, unos seis meses antes. El resto son haberse sometido a una biopsia selectiva del ganglio centinela o linfadenectomía axilar (extirpación de los ganglios de la axila), no tener linfedema, o tenerlo pero de manera muy leve y estable y, por último, no sufrir ninguna otra patología del miembro superior.

El tiro con arco aumenta la agilidad y la fuerza en los brazos de supervivientes de cáncer de mama y previene la aparición de linfedemas

El entrenamiento de estas mujeres comienza con una sesión de fisioterapia preparatoria, en la que se les enseñan los ejercicios para tonificar la musculatura que interviene en la práctica del tiro con arco. La segunda fase es un curso de iniciación a esta práctica de una duración de 20 horas y, a partir de ahí, ya pueden comenzar a tirar con arco en sesiones de una hora dos días a la semana, durante un año, en el que continúan acudiendo a revisión al hospital con una periodicidad trimestral.

El tiro con arco favorece la circulación linfática

Los resultados que se obtuvieron en las pruebas realizadas durante un año mostraron que los ejercicios de contracción y relajación favorecen la circulación linfática. Casi todas las pacientes declararon notar una mejoría a nivel funcional de las extremidades superiores –como agilidad y fuerza–, y una mejora en el estado anímico, al sentirse activar y participar en una dinámica de grupo con pacientes en su misma situación. También observaron que no aparecieron linfedemas, ni empeoró la situación de los que ya tenían algunas de ellas.

Esta iniciativa del Hospital Infanta Leonor ha colaborado la Federación Española de Tiro con Arco, que ha puesto a disposición de las pacientes el Club de Tiro con Arco de Moratalaz, situado en el Centro Deportivo Municipal de este distrito madrileño, donde pueden entrenar y dar las clases con los monitores cualificados para esta práctica.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD