PUBLICIDAD

Los ejercicios de alta intensidad pueden ayudar a prevenir la diabetes

Practicar ejercicios de alta intensidad en cortas sesiones de tiempo y de forma regular ayuda a mejorar la sensibilidad a la insulina y, por lo tanto, a prevenir la diabetes, según un estudio en hombres con sobrepeso.
Escrito por: Caridad Ruiz

04/02/2019

Hombre realizando ejercicio de alta intensidad

Realizar ejercicio físico de alta intensidad durante seis semanas, con tres sesiones semanales de 15 minutos cada una, mejora la sensibilidad a la insulina, y aumenta el tamaño de los músculos y la fuerza, en el caso de hombres jóvenes sanos con sobrepeso, según ha mostrado una nueva investigación de la Universidad de Glasgow, en Reino Unido.

El hallazgo de este estudio, publicado en la revista Experimental Physiology, muestra que para prevenir la diabetes los ciclos de ejercicio de corta duración hasta el agotamiento son tan efectivos como las sesiones de entrenamiento de resistencia de 45 minutos, pero de menor intensidad. Estudios previos habían sugerido que este tipo de preparación física no tan extrema también podría ayudar a controlar la diabetes.

Se comprobó que la sensibilidad a la insulina de los varones con sobrepeso crecía un 16% tras el programa de ejercicio físico

Para demostrar su tesis, los investigadores eligieron a diez hombres, con una media de 36 años de edad, y un índice de masa corporal (IMC) de 25-30, es decir, con sobrepeso, que entrenaron tres veces a la semana durante seis semanas. Cada sesión duró entre 15 y 20 minutos, y cada una de ellas incluía nueve ejercicios de resistencia, como la flexión de los bíceps, practicados hasta llegar casi al agotamiento.

Más resistencia a la insulina y más músculo

Antes y después de cada entrenamiento se midieron el tamaño de los músculos, la fuerza muscular y la tolerancia oral a la glucosa. Al comparar estas mediciones se comprobó que la sensibilidad a la insulina crecía un 16% tras el programa de ejercicio físico, y también que el tamaño y la fuerza de los músculos aumentaron considerablemente en las dos primeras semanas, y continuaron haciéndolo en el transcurso del estudio

Para los investigadores, los resultados del trabajo demuestran los beneficios que supone realizar con regularidad actividades físicas para fortalecer la musculatura. No obstante, advierten de lo pequeño de la muestra y puntualizan que todos los participantes eran hombres sanos, aunque tuviesen cierto sobrepeso, y que no se compararon con otros individuos que actuaran como control. Por ello, proponen, para comprobar estos efectos en otros grupos de población, como serían los pacientes diabéticos, se deberían realizar investigaciones complementarias.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD