PUBLICIDAD

Asocian embarazo tardío y mayor riesgo cardiovascular de madre e hijo

Quedarse embarazada con 35 años o más podría perjudicar la salud del corazón tanto de la mujer, como de su futuro bebé, y aumentar el riesgo de que ambos desarrollen enfermedades cardiovasculares.
Escrito por: Eva Salabert

05/10/2018

Mujer con un embarazo tardío

Photo by Pixabay

Una nueva investigación realizada por expertos del Instituto de Investigación de la Salud Infantil y de la Mujer de la Universidad de Alberta (Canadá) en modelos animales (ratas), ha revelado que retrasar la maternidad afecta negativamente al crecimiento del feto, y puede deteriorar la salud de madre e hijo y aumentar las probabilidades de que desarrollen enfermedades cardiovasculares, entre otras.

En estudios anteriores ya se había observado que quedarse embarazada con 35 años o más incrementa el riesgo de que la función de los vasos sanguíneos se deteriore y, consecuentemente, disminuya el flujo sanguíneo a la placenta, lo que compromete el correcto desarrollo del feto y su salud general. Estos problemas también afectan a la embarazada, que más adelante podría padecer una patología cardíaca.

Reducción de la vasodilatación que puede afectar a la salud vascular

Para analizar estos riesgos, los científicos utilizaron un modelo de rata de edad materna avanzada, dividiendo a los animales en grupos según el estado del embarazo, incluyendo "nunca embarazada", "posparto" y "pérdida de embarazo". Comprobaron así que el grupo de pérdida del embarazo presentaba una menor vasodilatación (menor ensanchamiento de los vasos sanguíneos), que en algunos casos puede conllevar una reducción de la salud vascular, en comparación con las ratas que nunca estuvieron preñadas o que se encontraban en el periodo posparto.

Quedarse embarazada con 35 años o más incrementa el riesgo de que la función de los vasos sanguíneos se deteriore

En el grupo posparto, además, presentó una menor vasodilatación en las arterias de los intestinos. También se observó que existían diferencias en los riesgos para la salud de las crías nacidas de ratas de mayor edad, de acuerdo con su sexo. Así, los machos nacidos de madres del grupo posparto tenían alterada la función del revestimiento de los vasos sanguíneos y factores de riesgo cardíacos relacionados con el flujo sanguíneo interrumpido. Estos factores de riesgo, sin embargo, no los tenían las descendientes hembras.

Los investigadores han declarado que sus hallazgos demuestran los mecanismos que pueden empeorar los resultados de una gestación a edad avanzada, incluyendo la interrupción temprana del embarazo y el deterioro de la función cardiovascular posterior, y que deben ser tenidos en cuenta porque la tendencia a retrasar el embarazo está en aumento, por lo que pueden tener grandes implicaciones en la atención médica a las embarazadas mayores.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD