PUBLICIDAD

El riesgo de preeclampsia se puede reducir con una dieta rica en fibra

Una alimentación rica en fibra durante el embarazo mejora la flora intestinal y el metabolismo de sus bacterias, reduciendo el riesgo de preeclampsia y de que el futuro bebé desarrolle alergias o patologías autoinmunes.
Escrito por: Eva Salabert

12/07/2019

Embarazada tomando dieta rica en fibra

La flora intestinal de la embarazada y su tipo de alimentación resultan claves para que la gestación se desarrolle de una manera saludable, y ahora un nuevo estudio ha descubierto que la preeclampsia –que se debe a la presencia de hipertensión y proteinuria o proteínas en la orina durante el embarazo– está relacionada con unos bajos niveles de acetato, una sustancia que se produce principalmente por la fermentación de la fibra en el intestino.

Científicos procedentes de diferentes centros, entre ellos la Escuela de Medicina de la Universidad de Sydney, decidieron investigar el papel que desempeñan los productos metabólicos de las bacterias intestinales durante el embarazo, y descubrieron que llevar una dieta saludable y rica en fibra alimentaria en esta etapa puede promover el bienestar tanto de la madre, como del futuro bebé.

La preeclampsia aumenta el riesgo de alergias en el bebé

El estudio descubrió, en concreto, que la preeclampsia afectaba al desarrollo de un importante órgano del sistema inmune del feto, el timo, que se localiza detrás del esternón, y que en el caso de que la mujer sufriera este trastorno del embarazo era mucho más pequeño que cuando el embarazo transcurría sin problemas.

La preeclampsia afecta al desarrollo del timo en el feto, un órgano del sistema inmune que produce células que ayudan a prevenir alergias y trastornos autoinmunes

Las células que produce normalmente el timo –que se denominan células T y están específicamente asociadas a la prevención de alergias y patologías autoinmunes como la diabetes­– también permanecen en niveles bajos durante la infancia cuando el niño ha estado expuesto a la preeclampsia en el útero, e incluso cuatro años después del parto continúan así.

Aunque es necesario analizar cómo intervienen los mecanismo del acetato en el desarrollo del sistema inmunológico, del timo y de las células T del feto en nuevos experimentos con ratones, los resultados del trabajo muestran que promover determinados productos del metabolismo de las bacterias intestinales con una intervención dietética durante la gestación puede constituir una herramienta efectiva para un embarazo saludable, y para prevenir alergias y problemas autoinmunes en los descendientes.

Además, los hallazgos también pueden ayudar a explicar, al menos en parte, el rápido incremento de los casos de alergias y enfermedades autoinmunes entre la población de los países occidentales, ya que su dieta incluye cada vez más alimentos ultraprocesados que tienen muy bajo contenido en fibra.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD