PUBLICIDAD

Noticias Embarazo

La alergia en el embarazo aumenta el riesgo de TDAH y autismo

La exposición prenatal a alérgenos provoca cambios relevantes en la composición del cerebro en desarrollo del feto, que se asocian a un mayor riesgo de sufrir TDAH o autismo, según demuestra un nuevo estudio en ratas.
Mujer embarazada sufre síntomas de alergia

La exposición a alérgenos durante la gestación afecta al desarrollo del cerebro del feto.

01 de Diciembre de 2016

La exposición intrauterina a alérgenos produce cambios relevantes en la composición del cerebro, que se asocian a un mayor riesgo de desarrollar trastorno por déficit de atención e hiperactividad o autismo, según han descubierto investigadores de la Universidad Estatal de Ohio (Estados Unidos), en un estudio realizado con ratas, y presentado en Neuroscience 2016, la reunión anual de la Sociedad americana para la Neurociencia.

Para realizar la investigación, los científicos sensibilizaron a las ratas a la ovoalbúmina (presente en las claras de huevo) cuando todavía no estaban embarazadas y 15 días después de la concepción, desencadenando una respuesta inmune en los animales. Posteriormente analizaron la cantidad y comportamiento de las células inmunes en el cerebro en desarrollo de los fetos, y las posibles alteraciones en la actividad física de las crías, y su conducta en cuanto a si mostraban ansiedad o sociabilidad, así como su capacidad de aprendizaje.

Los descendientes de las ratas que habían sufrido alergia durante el embarazo eran hiperactivos, pero se mostraban más reservados en su interacción social, una conducta similar a la de los individuos con TDAH

Los investigadores también midieron la densidad de las espinas dendríticas en los cerebros de las ratas jóvenes, ya que dichas espinas son claves en la comunicación a nivel celular en el cerebro. Comprobaron así que, con independencia del sexo de los animales, en el cerebro de los que habían estado expuestos a alérgenos en el periodo prenatal había niveles más elevados de células inmunes denominadas mastocitos, y menor cantidad de células inmunes llamadas microglia.

Con respecto al comportamiento, y como ha explicado Kathryn Lenz, profesora asistente de Psicología en Ohio y directora del estudio, aunque las ratas jóvenes juegan en común y los machos son más bruscos y participan más en los juegos, los descendientes de las ratas que habían sufrido alergia durante el embarazo eran hiperactivos, pero se mostraban más reservados en su interacción social, una conducta similar a la de los individuos con TDAH. Además, también se comprobó que las ratas nacidas de madres alérgicas tenían mayores dificultades para ser mentalmente flexibles.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD