La dieta del embarazo afecta a la microbiota y al desarrollo del bebé

Investigadores del CSIC descubren que la dieta que siguen las embarazadas podría modificar su microbiota, y en consecuencia la de sus bebés, provocando una alteración en el correcto desarrollo infantil en los primeros meses de vida.
Escrito por: Natalia Castejón

18/05/2020

Mujer embarazada a dieta

Durante la gestación y la lactancia las mujeres transfieren a sus bebés la llamada microbiota materna, un conjunto de bacterias que lo dotan de protección frente a enfermedades infecciosas. Un estudio realizado por miembros del Instituto de Agroquímica y Tecnológica de Alimentos (IATA-CSIC) del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha identificado diferentes grupos de microbiota materna asociados con la dieta durante el embarazo y, por primera vez, los ha relacionado con la microbiota de los neonatos, analizando cómo podría interferir sobre el correcto desarrollo infantil en los primeros 18 meses de vida.

Todavía se desconoce gran parte del impacto que tienen los distintos componentes de la dieta en la microbiota intestinal materna y cuáles pueden ser los efectos en la microbiota del bebé y en su salud a corto y largo plazo. Sin embargo, los resultados obtenidos en este estudio han indicado que la dieta juega un papel muy importante en los primeros meses de vida y que en ella interfiere la microbiota materna, por lo que, controlar la dieta que se siguen las mujeres durante el embarazo podría ser beneficioso tanto para la madre, como para el bebé a corto y largo plazo.

La gran importancia de cuidar la microbiota en el embarazo

Para realizarlo, identificaron la microbiota de 86 pares de madres y neonatos que participaron en el estudio mediante muestras fecales en el momento del parto mediante técnicas de secuenciación masiva. Todo ello lo pusieron en relación con la dieta que había seguido la madre durante el embarazo y los datos de crecimiento de los bebés en sus primeros 18 meses de vida.

María Carmen Collado, una de las autoras del estudio, y el resto de los investigadores encontraron en su estudio, publicado en la revista Gut Microbes, que la fibra, los ácidos grasos omega-3 y la proteína vegetal tienen un impacto notable en la microbiota neonatal, en el crecimiento infantil de su primer año y medio y en la salud general.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD