PUBLICIDAD

Las embarazadas resilientes tienen menor riesgo de depresión posparto

Un estudio ha encontrado que las mujeres embarazas que son más resilientes, es decir, que afrontan mejor las adversidades, están más protegidas del estrés negativo y tienen menos riesgo de depresión posparto.
Escrito por: Natalia Castejón

05/07/2019

Embarazada resiliente

La etapa del embarazo es un periodo en el que las mujeres están expuestas a más niveles de estrés, que pueden llegar a pasar factura a su salud, pero también a la de su bebé. Un nuevo estudio llevado a cabo por la Facultad de Psicología y el Centro de Investigación Mente, Cerebro y Comportamiento (CIMCYC) de la Universidad de Granada (UGR) ha analizado por primera vez el efecto protector de la resiliencia en la gestación de cara al estrés negativo.

La investigación, que se ha publicado en la revista Midwifery, ha evaluado el estado psicológico de 151 gestantes durante el tercer trimestre de embarazo y el puerperio o posparto. Además, se analizó los niveles de cortisol en el cabello de las participantes, una hormona que indica la presencia de estrés en el organismo.

La resiliencia da a las embarazadas mayor protección frente al estrés

Los hallazgos que encontraron los autores del estudio fueron que las mujeres con más resiliencia –entendida como la capacidad positiva de adaptarse a las situaciones adversas o negativas que se presentan– tenían menos preocupaciones asociadas a la gestación, un mejor estado psicológico general. Además, después del parto presentaron menos riesgo de desarrollar síntomas de la depresión posparto.

Las mujeres más resilientes tuvieron menos cantidades de cortisol en el pelo, una hormona que indica la presencia de estrés en el organismo

En cuanto al análisis del pelo de las mujeres del ensayo, los datos indicaron que las que presentaron mayor resiliencia en las pruebas de bienestar emocional tuvieron niveles más reducidos de cortisol, la hormona del estrés, en comparación con las que habían declarado no saber gestionar bien la incertidumbre y los acontecimientos con dificultades que se les presentaron en el embarazo.

Los autores de la investigación creen que se necesita más investigación para conocer la eficacia que podría tener la inclusión de programas de entrenamiento en las habilidades de resiliencia, que podrían ayudar a las mujeres embarazadas a gestionar mejor el estrés, mejorando su salud y la de sus bebés.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD