El riesgo de demencia en perros mayores se duplica cada año de vida

Por cada año de vida que cumplen los perros mayores de 10 años aumenta en un 50% el riesgo de que desarrollen disfunción cognitiva canina, similar a la demencia humana, un riesgo que también es un 65% más alto en perros inactivos.
Escrito por: Natalia Castejón

26/08/2022

Perro enfermo visitando la consulta de un perro psicólogo

Los perros, al igual que los humanos, van perdiendo capacidades a medida que van cumpliendo años. Tanto es así, que un estudio ha descubierto que el riesgo de disfunción cognitiva o alzhéimer canino, similar a la demencia en los humanos, aumenta más de un 50% por cada año que cumplen aquellos perros de más de 10 años de edad.

PUBLICIDAD

Además, en el estudio, que se ha publicado en la revista Scientific Reports, los investigadores de la Universidad de Washington (EE.UU.) pudieron observar que este riesgo neurológico era casi 6,5 veces más alto en los perros que eran inactivos, en comparación con perros de la misma raza, edad, estado de salud y esterilización que realizaban mucha actividad física.

Las pruebas veterinarias fueron llevadas a cabo en un grupo de 15.019 perros que fueron analizados entre 2019 y 2020 y gracias a unos cuestionarios acerca del comportamiento de los canes –como si eran capaces de reconocer a las personas conocidas– que rellenaron sus propietarios en el mismo periodo de tiempo.

El deterioro cognitivo podría reducir la actividad física del perro

Los perros fueron divididos según su esperanza de vida en cuartos, con un 19,5% en el último cuarto de vida, un 24,4% en el tercer cuarto, un 27% en el segundo y un 29,1% en el primero de ellos. Además, del total de canes, se diagnosticó disfunción cognitiva canina, como déficit de memoria, interacciones sociales alteradas, pérdida de conciencia espacial y trastornos del sueño en el 1,4% de ellos.

PUBLICIDAD

Los perros que tienen más de 10 años de edad van incrementando hasta un 68% el riesgo de desarrollar disfunción cognitiva canina por cada año que cumplen

Los resultados mostraron que teniendo en cuenta solo la edad entre los perros de más de diez años participantes del estudio, las probabilidades que tenían de ser diagnosticados con disfunción cognitiva canina aumentaban en un 68% por cada año de edad que cumplían.

Cuando se valoraron e incluyeron en el análisis otros factores, como los problemas de salud, la esterilización, los niveles de actividad y el tipo de raza del perro, las probabilidades de que acabe desarrollando este problema cognitivo aumentaba en un 52% por cada año extra de vida.

A pesar de estos resultados, los investigadores han alertado de que no hay que sacar conclusiones precipitadas y que sus hallazgos no muestran una relación causal entre la inactividad y la demencia canina. Además, advierten de que el deterioro cognitivo podría ser el causante de la reducción de la actividad y que se deben seguir realizando estudios para comprender la asociación mejor.

PUBLICIDAD

Actualizado: 30 de agosto de 2022

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD