Confirman que combinar vacunas contra el COVID-19 es muy eficaz

Administrar la primera dosis de la vacuna contra el COVID-19 de AstraZeneca y la segunda dosis con una vacuna de tipo ARNm reduce el riesgo de infección por SARS-CoV-2 en comparación con administrar ambas dosis de AstraZeneca.
Escrito por: Eva Salabert

19/10/2021

Combinar vacunas anti-COVID, muy eficaz

Una nueva investigación realizada por científicos de la Universidad de Umeå, en Suecia, ha comprobada que la pauta heteróloga de vacunación es altamente efectiva, ya que aquellas personas que recibieron una primera dosis con la vacuna contra el COVID-19 de Oxford-AstraZeneca y a las que se administró la segunda dosis con una vacuna de tipo ARNm (Pfizer o Moderna) tuvieron un menor riesgo de infectarse con el coronavirus que las que fueron vacunadas con dos dosis de la primera.

“Haber recibido cualquiera de las vacunas aprobadas es mejor en comparación con ninguna vacuna, y dos dosis son mejores que una”, afirma Peter Nordström, profesor de medicina geriátrica en la Universidad de Umeå. “Sin embargo, nuestro estudio muestra una mayor reducción del riesgo para las personas que recibieron una vacuna de ARNm después de haber recibido una primera dosis de una vacuna basada en vectores, en comparación con las personas que recibieron la vacuna basada en vectores para ambas dosis”.

En Suecia se dejo de administrar la vacuna de Oxford-AstraZeneca contra el COVID-19 a los menores de 65 años, por lo que se recomendó a todos aquellos incluidos en este grupo de edad que ya habían recibido la primera dosis con esta vacuna que se pusieran la segunda dosis con una vacuna ARNm.

79% menos riesgo al combinar Oxford-AstraZeneca y Moderna

En el estudio, cuyos resultados se han publicado en The Lancet Regional Health, se llevó a cabo un seguimiento promedio de 2,5 meses tras la segunda dosis, y esto reveló un 67% menos riesgo de infección para la combinación de Oxford-AstraZeneca + Pfizer-BioNTech, y un 79% menos riesgo al combinar Oxford-AstraZeneca + Moderna, en ambos casos en comparación con los individuos no vacunados. Sin embargo, la reducción del riesgo para las personas que recibieron dos dosis de la vacuna Oxford-AstraZeneca fue del 50%.

Estas estimaciones de eficacia de las pautas de vacunación se han hecho en base a la variante delta del coronavirus

Para llegar a estas conclusiones los investigadores tuvieron en cuenta datos que podrían haber influido como la edad de los participantes, las diferencias respecto a la fecha de vacunación, el estatus socio-económico, y otros factores de riesgo de COVID-19. Estas estimaciones de eficacia de las pautas de vacunación se han hecho en base a la variante delta del coronavirus que era la dominante en los casos de infección que se confirmaron durante el tiempo que duró el seguimiento.

Respecto a los posibles efectos secundarios asociados a las vacunas la incidencia de eventos tromboembólicos adversos fue muy baja en todos los esquemas de vacunación, mientras que el número de pacientes con COVID-19 suficientemente grave como para precisar su ingreso hospitalario fue demasiado bajo para que los investigadores pudieran realizar un cálculo de la efectividad contra este resultado.

“Los resultados del estudio pueden tener implicaciones para las estrategias de vacunación en diferentes países”

En otros trabajos realizados previamente ya se había demostrado que los programas de vacunación combinados son seguros e inducen una potente respuesta inmunitaria, como por ejemplo el estudio CombiVacs llevado a cabo en España por el Instituto Carlos III, pero no se ha determinado hasta qué punto pueden disminuir el riesgo de infección clínica, y averiguarlo era el objetivo de la nueva investigación, que se ha basado en datos de registros nacionales de la Agencia de Salud Pública de Suecia, la Junta Nacional de Salud y Bienestar y Estadísticas de Suecia, y en cuyo análisis principal se incluyeron alrededor de 700.000 personas.

“Los resultados del estudio pueden tener implicaciones para las estrategias de vacunación en diferentes países”, ha señalado Marcel Ballin, estudiante de doctorado en medicina geriátrica en la Universidad de Umeå y coautor del estudio. “La Organización Mundial de la Salud ha declarado que, a pesar de los resultados prometedores de estudios previos sobre la respuesta inmune de la vacunación combinada, es necesario realizar estudios más amplios para investigar su seguridad y eficacia frente a los resultados clínicos. Aquí ahora tenemos uno de esos estudios”.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD