Inmunodeprimidos graves recibirán una dosis extra de vacuna COVID-19

La Comisión de Salud Pública ha aprobado la administración de una dosis adicional de la vacuna para el COVID-19 para aquellas personas en situación grave de inmunosupresión. No hay datos aún para aprobarla en la población general.

08/09/2021

Inmunodeprimidos: dosis extra de vacuna

Mientras se esperan los resultados de la EMA sobre la utilidad de una dosis de refuerzo (booster) para la población ante la amenaza de las variantes del coronavirus, la Comisión de Salud Pública ha aprobado administrar una dosis adicional de la vacuna del COVID-19 a algunas personas en situación de grave inmunosupresión, es decir, aquellas con el sistema inmune debilitado y especialmente vulnerables a infecciones, en las que existe un riesgo elevado de que se produzca una respuesta inmune inadecuada a la pauta convencional de vacunación. Esto no significa que con dos inyecciones no estén en parte protegidos, pero este tipo de pacientes siguen siendo vulnerables al COVID grave.

Así, esta dosis adicional de refuerzo para completar la pauta de vacunación está indicada para personas que hayan recibido un trasplante de órgano sólido y los receptores de trasplante de progenitores hematopoyéticos (entre ambos suman unos 80.000 pacientes) y también en las personas en tratamiento con fármacos anti-CD20, que se emplean junto a quimioterapia en el tratamiento de linfomas, de la esclerosis múltiple, el lupus o en algunos tipos de artritis reumatoide. En estos últimos pacientes, (se calcula que son unos 150.000), se administrará o no según la decisión de los médicos.

Según informan desde el Ministerio de Sanidad, la Comisión de Salud Pública ha seguido así las recomendaciones de la Ponencia de Vacunas y el Grupo de Trabajo Técnico de vacunación COVID-19 (GTT), que llevan semanas estudiando la posible necesidad de completar la pauta de vacunación en determinados colectivos con una dosis adicional, algo que llevaba tiempo siendo reclamado por algunas asociaciones de pacientes y colegios médicos.

Cuándo se administrará el booster para inmunodeprimidos

Ambos organismos establecen que la inoculación de dicha dosis deberá realizarse al menos 28 días después de haber recibido la dosis anterior. En el caso de las personas en tratamiento con fármacos anti-CD20 –entre los que se incluyen el rituximaba o el veltuzumab, entre otros–, habrá de administrarse transcurridos seis meses desde la finalización de la terapia.

La inoculación de dicha dosis deberá realizarse al menos 28 días después de haber recibido la dosis anterior

En todos estos casos se administrará una vacuna de ARNm, preferentemente el mismo tipo de vacuna que la administrada con anterioridad (Moderna o Pfizer).

El caso de pacientes en otras situaciones de inmunodepresión (enfermos con problemas renales o pacientes oncológicos) seguirá en estudio por parte de la Ponencia de Vacunas y el GTT, que ha recomendado continuar revisando si existente beneficios de una dosis adicional en pacientes oncohematológicos en tratamiento quimioradioterápico o en aquellos con patologías de base que requieran de tratamiento inmunosupresor.

Respecto al resto de la población general, ambas entidades señalan que por ahora “no se dispone de datos sólidos que apoyen la administración de una dosis de recuerdo”. Además, han recalcado que todavía no se dispone de una vacuna con la indicación de dosis de recuerdo en su ficha técnica.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD