La FDA autoriza el cóctel de Regeneron usado por Trump para el COVID-19

Una combinación de dos fármacos de Regeneron, casirivimab y imdevimab, que fue administrado a Donald Trump como tratamiento frente al COVID-19, ha sido autorizado por la FDA para su uso de emergencia en pacientes.
Escrito por: Natalia Castejón

23/11/2020

Donald Trump

Joseph Sohm / Shutterstock.com

Donald Trump dio notoriedad mundial a REGEN-CoV2 –conocido por muchos como Regeneron, por el laboratorio que lo desarrolla– tras usarlo para tratarse del COVID-19, una combinación de casirivimab y imdevimab, un cóctel de anticuerpos. Fueron muchos los que dudaron de su eficacia, sin embargo, la Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos (FDA) ha autorizado el uso de emergencia de este fármaco para pacientes con la enfermedad leve en pacientes adultos y pediátricos (de 12 años de edad y mayores que pesen al menos 40 kg) y que tengan un alto riesgo de progresar a COVID-19 grave o requerir ingreso hospitalario.

Al parecer, según explican desde la FDA, este cóctel de anticuerpos, que se deben administrar juntos mediante perfusión intravenosa, es capaz de reducir el número de hospitalizaciones debidas al COVID-19 y las visitas a urgencias dentro de los 28 días después del tratamiento, y a pesar de que todavía no están disponibles todas las pruebas para su aprobación, explican que los beneficios conocidos y potenciales superan los riesgos.

Este medicamento está aprobado para personas con un diagnóstico reciente y de alto riesgo, como mayores de 65 años, con obesidad, diabetes o enfermedades cardiovasculares

Regeneron, la farmacéutica que ha desarrollado este fármaco, ha informado de que esperan tener dosis de REGEN-CoV2 para 80.000 pacientes a finales de noviembre, 200.000 para la primera semana de enero y unas 300.000 para finales de ese mismo mes, garantizando la administración en los pacientes más necesitados.

Una autorización de emergencia para pacientes leves pero de riesgo

La autorización de emergencia de este medicamento se ha limitado a pacientes con unas características concretas. Para administrar este cóctel de anticuerpos la personas debe tener un diagnóstico reciente de COVID-19, más de 12 años de edad y que sean de alto riesgo, por ejemplo, mayores de 65 años, con un índice de masa corporal por encima de 35, enfermedad renal crónica, diabetes o enfermedad cardiovascular.

Uno de los rasgos más característicos de este medicamento para el COVID-19 es que se debe usar al comienzo de la infección, antes de las hospitalizaciones o del requerimiento de oxigenoterapia. El cóctel de anticuerpos se dirigen directamente a la proteína del virus, que utiliza para adentrarse en las células sanas, con lo que se reduce la replicación del SARS-CoV-2.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD