Primer tratamiento para el virus del Ébola aprobado por la FDA

El antiviral Inmazeb, un cóctel de anticuerpos monoclonales, es el primer tratamiento contra el ébola aprobado por la Agencia Americana del Medicamento (FDA), tras demostrar mayor efectividad que Zmapp y remdesivir.
Escrito por: Eva Salabert

15/10/2020

Inmazeb antiviral para el ébola

Imagen cedida por el laboratorio Regeneron

Una combinación de tres anticuerpos monoclonales (atoltivimab, maftivimab y odesivimab-ebgn), Inmazeb®, es el primer tratamiento contra el virus del Ébola aprobado por la Agencia Americana del Medicamento (FDA). El nuevo antiviral, desarrollado por Regeneron Pharmaceuticals, está indicado para combatir el ebolavirus Zaire (EBOV), más conocido como virus del Ébola, en adultos y pacientes pediátricos, y ha demostrado más efectividad que otros fármacos experimentales como ZMapp y remdesivir.

El virus del Ébola es una de las cuatro especies de ebolavirus que puede causar una enfermedad potencialmente letal en los seres humanos, y se transmite a través del contacto directo con sangre, fluidos corporales o tejidos de una persona infectada o animales salvajes, así como al tocar superficies y materiales, como ropa de cama y de vestir, contaminados con dichos fluidos. Por ello, las personas y profesionales sanitarios que atienden a los pacientes con esta enfermedad infecciosa que no adoptan las precauciones necesarias son las que más riesgo tienen de infectarse.

Un fármaco que impide la infección por el virus Ébola

Inmazeb se dirige a la glicoproteína que se encuentra en la superficie del virus Ébola y que se une al receptor de la célula y fusiona la célula viral y las membranas de la célula del huésped, permitiendo que el virus penetre en dicha célula. Los tres anticuerpos de los que se compone este fármaco pueden unirse simultáneamente a esta glicoproteína e impedir la entrada del virus en el organismo.

Inmazeb ha demostrado más efectividad contra la infección por virus Ébola que otros fármacos experimentales como ZMapp y remdesivir

El nuevo medicamento se probó en 382 pacientes adultos y pediátricos con un diagnóstico de infección por ebolavirus Zaire en un ensayo clínico denominado PALM trial, que formaba parte de un programa que se llevó a cabo en la República Democrática del Congo (RDC) durante el brote de ébola que se produjo entre 2018 y 2019.

El ensayo fue liderado por los Institutos de Salud de Estados Unidos y el Instituto Nacional de Investigación Biomédica de RDC, con la contribución de muchas otras organizaciones y agencias internacionales, y en él se evaluó la seguridad y eficacia de Inmazeb en ensayos abiertos, controlados y multicéntricos, en los que 154 pacientes recibieron el fármaco (50 mg de cada anticuerpo monoclonal) por vía intravenosa en una única infusión, y 168 recibieron un placebo. De los 154 pacientes que recibieron Inmazeb el 33,8% falleció a los 28 días, frente al 51% de los 153 pacientes que actuaron como grupo de control.

Los efectos secundarios más frecuentes que experimentaron los pacientes que recibieron el antiviral fueron fiebre, escalofríos, taquicardia (elevación de la frecuencia cardíaca), taquipnea (aumento de la frecuencia respiratoria) y vómitos, aunque estos son también síntomas comunes de la infección por virus Ébola. Además, Inmazeb puede reducir la eficacia de las vacunas vivas, por lo que se debe evitar la administración de las mismas durante el tratamiento con este fármaco.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD