PUBLICIDAD

El 57,5% de los menores de 18 años abusa del teléfono móvil

Más de la mitad de los menores de edad que residen en países hispanohablantes tienen problemas relacionados con el abuso de los teléfonos inteligentes, como estrés y dificultades para realizar tareas complejas.
Escrito por: Natalia Castejón

14/05/2018

Menores de 28 años abusando de los teléfonos móviles

El insomnio tecnológico se ha visto incrementado un 22% en los últimos cinco años.

Las nuevas tecnologías suponen un gran avance, pero también pueden causar muchos problemas si no se usan con responsabilidad, especialmente en los niños y adolescentes, un grupo muy susceptible a la dependencia. Un nuevo estudio, realizado por el Instituto de Adicciones de Madrid Salud, la Universidad Francisco de Vitoria, la Universidad Complutense de Madrid y la Universidad Rey Juan Carlos, ha analizado las consecuencias negativas que puede conllevar el uso de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) en los jóvenes, desde la mensajería instantánea a las redes sociales o los videojuegos.

Los resultados, publicados en la revista Adicciones, han revelado que el 57,7% de los menores de 18 años que participaron en el trabajo tienen problemas relacionados con el uso u abuso de los teléfonos móviles inteligentes, mayores niveles de estrés y dificultades para llevar a cabo tareas complicadas de las que se encarga el área prefrontal del cerebro, como el pensamiento manera abstracto, la autoconciencia o planificarse. De la cifra anterior, el 7,9% de ellos presentaban una dependencia al smartphone.

La mensajería instantánea y las redes sociales causan problemas en el 39% y en el 25,3%, respectivamente, de los menores de 18 años

Los problemas relacionados con el uso de Internet afectan al 45,1% de los entrevistados –un total de 1.276 personas procedentes de 80 países, que residían en España o en países hispanohablantes–, de los cuales el 8,6% presentaba dependencia. La mensajería instantánea y las redes sociales también se incluyeron en el estudio, y en el primer caso se observó un 39% de conductas problemáticas con su uso y un 10,7% de personas con dependencia, mientras que el empleo de las redes sociales alteraba el comportamiento del 25,3% de sus usuarios, y provocaba dependencia al 6,1%.

En cuanto a la diferenciación por sexo, se ha observado que los hombres tienen más problemas con Internet, los videojuegos y las funciones de la corteza prefrontal. Las mujeres, por su parte, obtuvieron más puntuaciones en los trastornos causados por la mensajería instantánea y las redes sociales, lo que se tradujo en una falta de control emocional, según el estudio.

Las pantallas, el enemigo del sueño de los adolescentes

El abuso de las nuevas tecnologías se traduce en una mala salud mental, mayores niveles de estrés y trastornos del sueño. El descanso es algo fundamental para el correcto desarrollo de los niños y adolescentes, pues no solo sirve para consolidar los pensamientos y relajar cuerpo y mente, sino que mientras duermen también segregan unas hormonas que contribuyen a su desarrollo físico e intelectual.

Chico con insomnio debido al uso abusivo del móvil
La luz azul emitida por los dispositivos móviles puede alterar el descanso y la salud de los menores.

Desde la Unidad del Sueño del Hospital Vithas Nisa Rey Don Jaime (Castellón) la Dra. Maribel Andrés ha explicado que el insomnio tecnológico es cada vez más frecuente, y que solo en su hospital se ha visto incrementado un 22% en los últimos cinco años. Se trata de un problema de falta de sueño asociado a la exposición a la luz que desprenden las tablets, móviles o consolas que los jóvenes utilizan para ver series o sus perfiles sociales antes de dormir.

Por ello, se recomienda controlar y limitar la exposición de nuestros hijos a las pantallas, evitar que coman con la televisión o con teléfonos móviles, y acostumbrar a los niños más pequeños a calmarse con otros métodos que no sean las tecnologías, algo que cada vez es más común y que se ha llegado a denominar como el chupete emocional.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD